HACIENDA FUNCIONAL: PROSPERIDAD CON ESTABILIDAD ECONÓMICA

Articulo que segun su autora “recoger políticas económicas heterodoxas que van más allá del keynesianismo y que no se han aplicado nunca (ni la socialdemocracia sueca que siempre buscó el equilibrio presupuestario a medio plazo)que están emparentadas con Minsky, circuitistas franceses y MMT y donde todas ellas tienen como objetivo el pleno empleo y son compatibles con el estado estacionario (sin crecimiento).El ¿por qué no se aplican? es una cuestión de voluntad política, pues como decía Kaleky, interesa mantener un ejército de parados que empujen los salarios a la baja y mantenga la desigualdad que necesita los ricos para ser cada vez más ricos.”

HACIENDA FUNCIONAL: PROSPERIDAD CON ESTABILIDAD ECONÓMICA
Sandra Soutto
Fuente: ATTAC-Castelló

Los ingresos de un Estado soberano no dependen, o no tienen porque depender de los contribuyentes o de los mercados financieros, ya que el dinero que estos entregan al gobierno, ya sea mediante el pago de los tributos 1 o la compra de deuda pública2 (bonos y letras del Estado), lo han recibido antes del propio gobierno, que a través de la implementación de políticas expansivas del gasto incrementa los saldos de las cuentas de los agentes privados (ciudadanos y agentes financieros) con simples apuntes informáticos (llamados tecleos informáticos). Por ello, un Estado cuya financiación no depende de los mercados financieros ni de la recaudación de impuestos, porque puede emitir su propia moneda, no puede quebrar, es decir, nunca será insolvente en deudas denominadas en su propia moneda.

Sin embargo, políticos, legisladores y algunos economistas que temen los efectos de la inflación, han contribuido a engordar la falacia de que el Estado se puede quedar sin dinero y entrar en bancarrota, mediante la difusión de mantras como: “El gobierno esta sujeto a las mismas restricciones que los hogares: tanto entra, tanto gastas.” En la UE se ha creado una estructura económica-política, la eurozona, que arrebató a algunos de los estados miembros, entre ellos a España, su soberanía monetaria poniéndolos a merced de los agentes financieros, y entregando la misión de emitir moneda al BCE cuya única finalidad es controlar la inflación.

El economista de origen judío moldavo, emigrado a EEUU, Abba Lerner3 , que estudió como controlar los precios en un marco de pleno empleo, en su obra Economics of Employments, propuso una alternativa a las “finanzas responsables” impuestas por los conservadores, en la que expuso la necesidad de dirigir la economía hacia la prosperidad aumentando el gasto público cuando existen recursos ociosos, sin temer a la inflación. Se trata de tomar el control de la política económica e impedir que la economía se hunda con depresiones e inflaciones, implementando políticas de control del gasto, a lo que llamó Hacienda Funcional.

En síntesis, la Hacienda Funcional consiste en:

  1. Cuando tenemos tasas elevadas de desempleo y deflación, la demanda agregada está demasiado baja, entonces, el gobierno debe aumentar el gasto creando empleo, y lo consigue creando los recursos financieros necesarios mediante apuntes (ahora mediante tecleos informáticos) en las cuentas del balance del Banco Central4 . Otra opción sería la de bajar los impuestos, aunque ésta no garantiza la creación de empleo, ni aleja al fantasma de la precarización laboral, ya que su creación dependería de la voluntad del sector privado y, como sostiene Kalecki5, a éste no le interesa la creación de empleo, la creación que le interesa es la de un “ejército de reserva de parados” cuya función es presionar a la baja los salarios.
  2. En caso de que el tipo de interés esté demasiado alto, el gobierno a través del Banco Central aportaría los recursos financieros necesarios incrementando las reservas bancarias, para conseguir una disminución del mismo, y al revés si fuera que el tipo es demasiado bajo.

Claro que para su correcta aplicación, es necesario que se den las siguientes condiciones:

  • Abandonar las llamadas “finanzas responsables” que actúan sobre los usuarios de moneda y no buscan la utilidad pública, ya que el Estado no es capaz de garantizar el sustento, la vivienda, el acceso a la salud, la educación de calidad, la protección jurídica y la socialización necesaria para la convivencia.
  • Considerar el dinero como una unidad de medida creada por el Estado.
  • Basar el control en la aplicación de políticas expansivas del gasto con el objetivo del pleno empleo de recursos, la estabilidad de precios, o cualquier otro sobre la economía real.
  • Cualquier valoración de estas políticas debe atender a sus efectos directos sobre la economía real, abandonando el objetivo de mantener el déficit presupuestario por debajo de un determinado porcentaje del PIB, o cualquier otro ratio impuesto de forma arbitraria.

Es importante resaltar que el objetivo de la Hacienda Funcional no es el equilibrio presupuestario sino la plena ocupación de los recursos, entre los que está el pleno empleo para garantizar la utilidad pública y unas condiciones mínimas de supervivencia, ni tampoco será necesario mantener el déficit presupuestario ni la deuda a un determinado nivel. Así, el nivel óptimo de la deuda y del déficit, es el que permita el pleno empleo de los recursos. Es decir, en caso de recesión debería aumentar el gasto social, cuyo comportamiento es anticíclico cuando el objetivo es el pleno empleo, y disminuir la recaudación mediante impuestos, cuyo comportamiento es procíclico con un objetivo de pleno empleo, lo que nos lleva a un aumento del déficit presupuestario. Pero este déficit es necesario y es sostenible, ya que proporciona activos financieros netos que satisfacen la demanda y da estabilidad a los ingresos del sector privado6.

Ahora bien, para que esto sea posible es necesario que el gasto público sea grande, y debe variar suficientemente en sentido inverso al gasto en inversión, con la finalidad de mantener la demanda agregada, la producción y el consumo estable, como decía Hyman Minsky7 . Esto no sería incompatible con un estado estacionario o de crecimiento cero.

Además, la Hacienda Funcional nos permite prevenir las depresiones y las hiperinflaciones8 , que pueden suponer un peligro para la sociedad al permitir la aparición de movimientos políticos y sociales radicales y totalitarios, impulsando el justo reparto de la prosperidad.

Y ahora, en medio de la crisis en la que estamos inmersos, con una tasa de desempleo9 en España que se sitúa en torno al 24%, una tasa de desempleo juvenil (menores de 25 años) del 51,8%, y con un IPC acumulado desde enero de este año de -1,4%10 , que nos traen a la memoria la gran depresión de los años 30, se hace necesaria la intervención del Estado, para que mediante la aplicación de una política fiscal expansiva se consiga el pleno empleo de recursos, tal como lo expuso el economista Abba Lerner11 .

Sin duda esto exige un cambio profundo en las instituciones de la UE, de manera que permita la aplicación de políticas fiscales y monetarias necesarias para conseguir la estabilidad de precios, y cuando hablamos de precios nos referimos a todos, incluso los salarios. Pero además, necesitamos un Banco Central que proporcione las reservas bancarias suficientes que permitan mantener el tipo de interés (precio del dinero), ya que, como antes se ha dicho, sólo un gobierno soberano puede aumentar el gasto público para crear empleo, aumentar las reservas bancarias, y disminuir el tipo de interés, y tendrá más capacidad de maniobra si opera con tipos de cambio flotantes. Aunque también pueden ser aplicadas en países que operan con tipo de cambio fijo, si estas políticas van acompañadas de un fuerte control de movimientos de capitales.

NOTAS:
6 La necesidad de mantener un déficit público depende de los balances de los otros sectores no sólo del sector público, ya que cuando un estado tiene déficit por cuenta corriente, el sector privado tendrá superávit si el déficit del sector público es mayor al déficit del sector exterior. Recordemos que:
         Déficit Público = Ahorro Privado Neto – Exportaciones Netas
8 De acuerdo con los hechos históricos, como explica Randall Wray, son muchos y diferentes los caminos que llevan a la hiperinflación, y, aunque un aumento del déficit presupuestario y de deuda pública pueden provocar inflación, también hay bancos que financian el gasto privado creando dinero y por ende inflación. Además, todos los casos analizados comparten problemas como: agitación social y política, guerras civiles, colapso en la capacidad de producción, gobiernos débiles y deuda externa denominada en moneda extranjera, entre otros. Por ello, para combatir la inflación aconseja: estabilizar la producción, resolver los problemas que causan la agitación social, reducir la indexación, adoptar una nueva moneda y suspender pagos de la deuda externa.
__________________________________________________________________ 
FUENTES:
Teoría Monetaria Moderna. L..Randall Wray , Lolabooks 2015.
Los Impuestos como fuente de ingresos son Obsoletos. Breadsley Ruml:
     https://drive.google.com/file/d/0B6i8h_xTr9ZxTzNWS2t6N016bjg/view?usp=sharing
Los impuestos y el interés público. L. Randall Wray. https://drive.google.com/file/d/0B5yvo-v5WdmrekpqYXg0QkhYalk/view?usp=sharing
– Seven Deadly Innocent Frauds of Economic Policy. Warren Mosler.
    https://drive.google.com/file/d/0B5yvo-v5WdmrYTE0OHc4N3BxZXc/view?usp=sharing
– En español: Prefacio de Alejandro Nadal,  http://moslereconomics.com/wp-content/pdf/7DIF-spanish-Alejandro-Nadal.pdf
y obra traducida: http://moslereconomics.com/wp-content/pdf/7DIF-spanish.pdf

 

Sandra Soutto es economista y miembro de ATTAC-Castelló.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: