Por qué desBanka. Frente ciudadano contra el poder financiero

Por qué desBanka. Frente ciudadano contra el poder financiero
Antonio Fuertes Esteban
Fuente: Res Pública Global / ATTAC-ACORDEM

La democracia como soberanía popular es una imprescindible utopía que tiene un eterno enemigo, el Poder, al cual hoy podemos poner apellidos sin miedo a equivocarnos: El poder del dinero.
En este momento en que el sistema económico y político sufren una grave crisis, hemos de preguntarnos ¿Cómo hemos llegado aquí?
 
El proyecto ilustrado, cuyo cometido fue elevar al súbdito a la categoría de ciudadano, generó en su seno una perversión de los valores fundacionales. Al grito de ¡emancipación! los plutócratas opusieron el de ¡enriqueceos! y con este han venido dominando las instituciones de la democracia formal. Podríamos decir que este proyecto conservador, en cuanto predominio del poder de los menos, ha dominado mayoritariamente el proceso democrático hasta ahora.
Después de la segunda Guerra el proyecto plutócrata capitalista se reinventa, asumiendo que, el reto de volver a levantar la economía y las instituciones en Europa, requiere de la movilización de la fuerza de trabajo y por ende del pacto con unos movimientos sociales entonces fuertes y reivindicativos. Al poder plutocrático no le pasó desapercibido que el proceso no podía ser de cualquier manera, por ello cedió una parte controlada del poder en el proceso de reconstrucción del sistema a la ciudadanía organizada. El llamado Estado social es posible debido a este gran pacto de post-guerra.
Sin embargo el capitalismo inicia una nueva metamorfosis después de las crisis de los años 70; las llamadas crisis del petróleo, que fundamentalmente son por una parte una crisis de sobreproducción y de pérdida de la tasa de ganancia y por la otra la necesidad del capital de volver a la situación anterior a la Guerra y plantar cara al estado social y a unas fuerzas populares empoderadas. El poder oligárquico da una nueva vuelta de tuerca, para desposeer de nuevo al pueblo, reinventándose y volviendo a marcar de nuevo las cartas y las reglas del juego.
El neoliberalismo será en adelante la nueva ideología que en lo económico guía el nuevo proceso de desarrollo capitalista sirviendo de base al proceso de globalización. Al grito de ¡Vía libre a los plutócratas! Toma el corpus político, social e institucional.
Los procesos de liberalización, desregulación y privatización, desposeen al pueblo y enriquecen y dan poder a los plutócratas, que acaban teniendo mecanismos de control sobre los tres poderes de la democracia formal y sobre los medios de comunicación.
El poder económico opta, a través de estas políticas neoliberales,  por ejercer de nuevo el control sobre la aceleración del proceso de acumulación.  En este sentido comprende que sólo sobredimensionando el peso de las finanzas en la economía y estableciendo políticas monetaristas conseguirá su propósito y para ello ha de desposeer a los trabajadores y al espacio público. Para ello favorece el poder y capacidad de actuación del sistema financiero, o sea de los bancos y mercados de valores y de capital, sobre las de la economía productiva.
 A través de las instituciones internacionales en general y de la UE en particular, se sobredimensiona el poder bancario, que es el del dinero, en la economía mundial y europea mediante :
–          La libertad absoluta de movimientos de capitales alrededor del globo.
–          Se permite el abuso del sistema de reservas fraccionadas de los bancos y de la titularización (regulación del BIS, Basilea I, II y III)
–          Se  privatiza totalmente el sistema financiero, haciendo a cualquier proyecto económico dependiente de él.
–          Se acaba con la separación tradicional entre banca comercial y banca financiera, terminando con ello con la banca de proximidad y asentada en el territorio y potenciando la concentración bancaria y la gran banca global.
–          Se da un proceso de privatización y bancarización de las Cajas de Ahorro.
–          Se liberaliza el interés y el posible exceso de apalancamiento en las inversiones.
–          Se impide en Europa que el BCE pueda prestar dinero directamente a los Estados, mecanismo por el que se multiplican los intereses de la deuda.
–          Se promueve un ordenamiento jurídico internacional que preserva la opacidad, la cual genera impunidad ante el fraude o delincuencia financiera y operatividad delictiva (capitalismo depredador, corrupción). En este sentido la opacidad de los instrumentos fundamentales de la globalización financiera – Sociedad SWIFT base telemática de las transferencias financieras, Cámaras de compensación interbancaria ” notarios de la globalización” y paraísos fiscales- preservan el secreto y opacidad más absoluta
–          Absoluto dominio de la economía especulativa sobre la productiva, en una proporción de 60 a 1 en cuanto peso en los mercados financieros.
–          Alejamiento de los mecanismos de regulación política del poder financiero.
Estos y otros  cambios normativos han significado una gran fiesta económica en el casino global, concentrando el poder económico en una minoría, horadando al poder político y a la democracia y provocando una gran inestabilidad financiera que ha precipitado una crisis sistémica, que sufre la gran mayoría de la ciudadanía, de consecuencias aún impredecibles.
Y es constatable como todos estos cambios, promovidos en su mayoría por el capitalismo de origen anglosajón, se han ido instalando en los diversos tratados europeos, con Maastrich o Lisboa como hitos, y ello con el consenso tanto de la derecha política como de los grupos socialistas europeos, al mismo tiempo que con la aquiescencia de la izquierda sindical. No es extraño que la ciudadanía sufra un gran desencanto de la izquierda mayoritaria política y sindical.
Ante el sistema capitalista global dominado por los plutócratas, que han impuesto nuevas reglas globales, la acción colectiva de los movimientos sociales ha de re-inventarse, no puede ser la misma que la que en los años de post-guerra orientó la lucha contra el capitalismo monopolista de Estado
Necesario cambio de enfoque:

En primer lugar es necesario crear un espacio de reflexión, debate y movilización común de los movimientos sociales, que asuma el reto de promover un proyecto alternativo a nivel económico y social. Para ello es necesario crear un nexo de unión entre los espacios de contestación fragmentada.

Además hay que hacer un ejercicio colectivo para repensar y renovar el análisis ideológico, que constituya el arma cultural de los proyectos emancipadores y ello como necesidad imperiosa de unión del pueblo. Esto significa promover espacios de encuentro primando lo que une y apartando lo que separa a las diversas corrientes ideológicas de las tradiciones emancipadoras.

En segundo lugar la acción ciudadana ha de enfocar sus análisis y movilizaciones locales hacia el cambio global. Un capitalismo global, que implanta sistemas de opresión, expolio y riesgos globales, no puede ser combatido desde ópticas locales exclusivamente. Se hace necesaria una internacionalización de los movimientos sociales y del proyecto emancipador, comenzando por Europa.

En tercer lugar hay que transitar, o por lo menos alternar, desde el enfoque de reivindicación y lucha contra gobiernos y políticos responsables al enfoque centrado en la lucha contra los máximos responsables de este estado de cosas que son la oligarquía económica y muy especialmente la financiera.

En cuarto lugar es necesario añadir a las movilizaciones centradas en el gasto, en los recortes y la pérdida en los servicios y prestaciones públicas, la movilización centrada en el ingreso, o sea en unas finanzas y fiscalidad democráticas y solidarias ya que sin estas el estado social no es posible.
El porqué de desBanka ( Frente ciudadano contra el poder financiero)
 
El Frente ciudadano contra el poder financiero, desBanka,  nace por iniciativa de un grupo de personas activas en diversos movimientos ciudadanos catalanes y con un convencimiento: ante la reinvención continua de los mecanismos de dominio de la plutocracia sobre el pueblo – cerrando cada vez más caminos a las antiguas formas de acción de los movimientos sociales – también la acción popular ha de re-inventarse para poder mantener activo y hacer posible el ideal democrático.
desBanka surge con la intención de proponer y promover continuamente un espacio de unión, reflexión, debate y movilización conjunta entre los movimientos sociales que luchan contra la dictadura financiera y el poder bancario, para ir construyendo en común un proyecto alternativo de finanzas democráticas ajustado a las necesidades humanas, no sobredimensionado, ético y controlado democráticamente. Se trata de embridar, para controlar primero al poder desbocado del dinero, como paso previo al paso de unas finanzas privadas a unas públicas tomando el control de la economía y de la democracia.
desBanka pretende ser:
 
–          Espacio de encuentro y nexo de unión.
–          Espacio de reflexión.
–          Espacio de pedagogía y formación.
–          Apoyo a las diversas movilizaciones de existentes contra el poder financiero.
–          Motor de movilización conjunta.
–          Germen de proyecto alternativo de finanzas públicas u otras formas que en todo caso sean éticas, solidarias y con control social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: