Porqué en esta ocasión no voy a votar a ICV-EUiA

Quedan pocas horas, para que hoy, 25 de noviembre de 2012, comiencen las elecciones al parlamento catalán y todavía no tengo decidido mi voto.

He sido votante de ICV-EUiA durante mucho tiempo y seguramente lo seguiré siendo. He militado durante casi ocho años en EUiA, hasta que en Septiembre de este año me di de baja, y a día de hoy,  ICV e EUiA continúan siendo mis organizaciones políticas de referencia.

Desde que Artur Mas llegó al poder en el año 2010, Catalunya ha sido pionera en la aplicación de políticas de austeridad, especialmente en lo que se refiere a recortes en los servicios públicos. La caída de los ingresos de la Generalitat, motivada por la caída del consumo de las clases populares y una nula política fiscal sobre las clases altas ha provocado que pesar de estos recortes, Catalunya ha visto incrementada su deuda y el gobierno de Artur Mas haya  tenido que ser rescatado económicamente por el Estado español.

La gestión del gobierno de Artur Mas ha sido un fracaso. Sin embargo, la política comunicativa de CIU ha conseguido aprovechar el éxito de la manifestación del 11 de Septiembre de 2012, para cambiar la “agenda política” y provocar que el debate público esté principalmente sobre la “identidad nacional” y no en el tradicional debate “izquierda-derecha“

La propuesta estrella de CIU para los próximos cuatro años es realizar una consulta sobre la independencia (aunque lo llamen de otra manera) de Catalunya.

La respuesta de ICV-EUiA es su lema “Dret a decidir Si, Drets socials també”

Hay que recordar que ICV y EUiA son organizaciones que, aunque originariamente sean de  origen federalista, tienen en la actualidad un elevado porcentaje de independentistas dentro de sus filas (en mayor medida la primera que la segunda) y que por ello en varios de sus documentos se definen como “punto de encuentro entre federalistas e independentistas” a través del “derecho a decidir” equiparando este derecho al mismo nivel que los derechos sociales.

Yo me considero federalista y además acepto el derecho de autodeterminación de los pueblos (esto que ahora llaman el derecho a decidir, aunque este concepto es más amplio). Sin embargo, y a pesar de reconocer el derecho a decidir, el ejercicio del mismo no es una prioridad para mí y, por lo tanto, a diferencia de ICV y EUiA no lo puedo poner en el mismo nivel que la defensa de los “derechos sociales”.

Mi modelo de estado ideal seria el “federalismo de libre adhesión”, pero mucho más importante que esto es la defensa de los servicios publicos y la salida por la izquierda de la crisis y por ello, en relación al “derecho a decidir”, creo que es importante diferenciar entre la aceptación  del “derecho a decidir” (que acepto) y la promoción del mismo. En la reciente historia, las organizaciones que han hecho bandera de la defensa al “derecho a decidir” no tenían como objetivo el “derecho a decidir” sino, su objetivo final era la independencia y el “derecho a decidir” era una estación en el camino. Por ejemplo, a finales del decenio pasado existió la “Plataforma pel dret a decidir”, donde la casi totalidad de sus miembros eran independentistas, de hecho, esta plataforma es precursora de las consultas independentistas y estas a su vez son el germen de la Assamblea Nacional Catalana (ANC), el movimiento que con el apoyo de CIU-ERC y sus medios de comunicación han creado todo esto.

Otro debate seria que se entiende por derecho a decidir o derecho de autodeterminación y como se ejercitaría el mismo en Catalunya.

En la próxima legislatura posiblemente llegaremos a un momento donde el gobierno de Artur Mas propondrá la realización de una consulta bajo un enunciado engañoso “Desea usted que Cataluña se convierta en un nuevo Estado dentro de la Unión Europea?”” y con solo dos respuestas posibles.

Me consta que el modelo de pregunta de ICV tiene tres respuesta que básicamente serian status quo / federalismo avanzado / independencia.

Y aunque ICV tenga este modelo, todos sabemos que ICV-EUiA acabará aceptando el modelo de pregunta de Artur Mas. Yo personalmente me niego a respaldar una consulta con solo dos respuestas (status quo o independencia). Una consulta así seria una consulta incompleta.

¿Y que votaría ICV-EUiA en una consulta bajo la pregunta propuesta por Mas? A día de hoy ICV-EUiA no ha dado respuesta a esta pregunta, pero conociendo a sus dirigentes estoy convencido que, aunque muchos de ellos no sean estrictamente independentistas, en una pregunta status quo vs independencia se inclinarían por la independencia.

Catalunya es viable a medio y largo plazo, pero a corto plazo la independencia de Catalunya no es viable económicamente.

Una Catalunya independiente estaría de entrada fuera de la Unión Europea, aunque mantendría el euro como moneda sobre la cual no tendría control, a su vez, tendría al nacer su propia deuda y la porción de deuda española que le pertocara y con la necesidad de crear nuevos servicios e infraestructuras de Estado.

¿Y como se pagaría todo esto? Catalunya tendría que ir a los mercados financieros a buscar financiación, pero como a día de hoy la deuda catalana esta catalogada de “bono basura” por las agencias crediticias, los mercados estarían secos o pedirían intereses astronómicos por lo que la única solución para Catalunya seria negociar simultáneamente la entrada a la UE y un rescate por parte de la misma UE.

Y ya sabemos como se las gasta la UE con los rescates…. O le preguntamos a griegos y portugueses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: