Entrevista a Lourdes Lucia

Entrevista a Lourdes Lucia
Fuente: La Vanguardia

“Frente a los peligros que afrontan nuestras sociedades interdependientes es tiempo de acción, de participación, de no resignarse”, dijo Stéphane Hessel, autor de ¡Indignaos!, un manifiesto para despertar a la juventud de su letargo y que consiguió convertirse en un fenómeno editorial en Francia. En la línea de la obra difundida por este célebre escritor nace Reacciona, un libro elaborado por 11 voces indignadas con el sistema político, social y económico imperante que trata de clarificar la pesadumbre de un sector creciente de la sociedad española con respecto a su futuro. De esta mezcla singular de especialistas de distintos ámbitos forman parte profesionales e intelectuales de la talla del juez Baltasar Garzón, José Luis Sampedro, Javier Pérez de Albéniz, Àngels Martínez i Castells o Rosa María Artal.

Lourdes Lucía, jurista y editora, escribe un capítulo que trata de cómo los movimientos sociales, el asociacionismo y la lucha social son capaces de conseguir que las utopías se hagan realidad. Lucía es fundadora de ATTAC España, un movimiento crítico con el sistema que nació hace una década de la mano de Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique hasta el año 2008, y que concretó en el artículo “Desarmar los mercados”.

– ¿Cómo actuar frente a los ajustes estructurales para atajar la crisis?
– Oponerse a ellos es de sentido común. No es lógico que, por un lado, se rescate a la banca con dinero público y se rebaje los impuestos a las clases altas y a las grandes empresas, y que, por el otro, se deje de invertir en servicios necesarios para la población, como la sanidad y la educación.

– …
– Además, si comparamos España con muchos países de la Unión Europea, salimos muy perjudicados. Tenemos unos de los salarios más bajos de la UE y , sin embargo, los directivos de los grandes bancos y empresas del IBEX 35 son los mejor remunerados de todos.

– ¿De qué otra forma se puede salir de la crisis?
– Deberían de eliminarse los paraísos fiscales porque el 30% del dinero de las grandes fortunas mundiales están libres de impuestos. Sin ir más lejos, en España existen sociedades que gravan sólo el 1% – llamadas Sicap-, mucho menos que cualquier ciudadano. Europa es un espacio financiero donde se han consagrado los paraísos fiscales y los movimientos incontrolados de capitales.

– ¿Por qué sucede?
– Porque los gobiernos actuales o bien son cómplices o rehenes de las estructuras que dominan el mundo, que no son otras que importantes multinacionales, entidades financieras y organismos como el FMI, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio.

– …
– En España lo vemos cuando se aprueba una medida impopular y el Gobierno se basa en el argumento “lo ha dicho Europa”. Lo que no dicen es que la UE la han construido también los gobiernos, con un  Banco Central Europeo no sujeto al menor control político.

– ¿Cómo valora la salud democrática del sistema?
– Hoy la democracia prácticamente no existe. Pongo un ejemplo: Rodrigo Rato era de un partido que perdió las elecciones generales en el año 2004, y, sin embargo, poco después fue nombrado presidente del FMI, organismo que dicta las normas económicas que tienen que seguir los gobiernos elegidos democráticamente.

– Vaya.  
– Esto demuestra que nuestra democracia  es una formalidad. Los ciudadanos tienen derecho a votar cada cuatro años, depositan un voto en una urna, se les pide su adhesión, pero luego no hay el menor cauce de participación ni de control.

– El sistema se lo permite.
– Por ejemplo, los partidos se presentan a las elecciones con unos programas que jamás cumplen. Nadie les exige responsabilidades de ningún tipo por no hacerlo, como hemos visto con el actual Gobierno de Zapatero. Eso es publicidad engañosa.

– ¿Cómo los ciudadanos podrían participar de manera más activa?
– Quitándose la venda de los ojos, tomando conciencia y empezando a crear un movimiento social que construya democracia real. Ya ha habido cosas que han empezado a cambiar gracias a la presión social masiva, como ha ocurrido en Egipto y Túnez.

– ¿Podría pasar algo similar en España?
– Sí. La reacción ha empezado ya. La prueba es el surgimiento de asociaciones y plataformas, como Juventud SIN Futuro, que ha iniciado las primeras movilizaciones. Los chavales están hartos. Son la generación más formada de la historia de nuestro país, pero están condenados a ser, con suerte, mileuristas, incorporarse al mercado laboral a los 30 años y a los 45 o 50 verse de nuevo en la calle, con el horizonte de una jubilación que difícilmente llegará.

– Ciertamente, parece un futuro bastante incierto.
– A esto  hay que sumarle la voracidad del capitalismo por agotar los recursos naturales a una velocidad que la naturaleza no puede seguir. De tal forma que se están acabando ya. Además, este modelo de consumismo feroz es imitado por países como China e India, ¡pero no hay recursos para todos!

– ¿No es utópico pensar en otro sistema de vida?
– La historia de la humanidad está hecha de utopías que se han ido consiguiendo a través de la presión y la movilización social.

– ¿Qué sectores sociales serían más susceptibles a la reacción?
– Fundamentalmente, los  más castigados: los más de cuatro millones de parados que hay en España, los jóvenes sin trabajo o mileuristas, los jubilados con pensiones de miseria… Pero también la gente a quien le gustaría vivir en un mundo donde el dinero no lo mueva todo y en una democracia participativa, donde se respeten las ideas de los demás sin imposiciones.

– ¿Cuándo empezó a morir la conciencia participativa?
– El individualismo más feroz se impuso desde que Margaret Thatcher dijo: “La sociedad no existe, existen los individuos”. Lo colectivo dejó de tener sentido y empezó a extenderse la idea de que lo público no vale nada. Un mensaje que ha ido calando. Además, la atomización del trabajo, el hecho de que cada vez haya más autónomos, ha mermado la conciencia de pertenecer a una colectividad.

– Lo que habría sofocado el asociacionismo.
– La mentalidad individualista ha potenciado un desarme de todo el movimiento asociativo. En España en la dictadura había mucha más participación de la gente en movimientos – aunque fueran clandestinos- que los que existen ahora. Hoy la mayoría de sindicatos funcionan como gestorías, que han perdido el objetivo de defender los derechos de los trabajadores, lo que ha motivado un desentendimiento obrero  respecto a las organizaciones sindicales.

– …
– Pero no sólo ha ocurrido con los trabajadores. En la universidad también en los últimos años de la dictadura el movimiento estudiantil era más fuerte que hoy, aunque esto empieza a cambiar un poco.

– ¿A qué lo atribuye?
– A que durante muchos años la gente ha pensado que todo estaba conquistado y que el mundo en que vivíamos era la panacea, como consecuencia de un sistema basado en la idea de que todo el mundo puede hacerse rico. Pero éste nunca será el objetivo emancipador de la humanidad, porque no conduce a nada.

– ¿Cómo romper esta dinámica?
– Reaccionando ante  esta política económica, exigir unas leyes electorales en las que el voto de cada ciudadano valga lo mismo en todos los sitios; reaccionar significa también asociarse, hablar, comentar, porque hemos pasado del pensamiento único al pensamiento plano o nulo. ¡Reaccionar es empezar a pensar!

Una respuesta a Entrevista a Lourdes Lucia

  1. […] Hoy Lourdes Lucia es Singulars (Canal 33) Hoy  lunes 6 de junio sobre las 22.35 entrevista a Lourdes Lucia (Activista de ATTAC y Co-autora de Reacciona) en el programa Singulars de  Canal 33 que dirige y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: