Algunos analisis entorno al euro

No seria difícil demostrar que el capitalismo, por basarse en la maximización del benefició es un sistema económico que es social y ecológicamente injusto.

Tampoco resultaría difícil demostrar que el capitalismo, y especialmente en su versión neoliberal es el causante de la actual crisis que vivimos.

Este “neoliberalismo” se experimentó en Chile en los setenta, se instaló en EEUU y Gran Bretaña por Reagan y Teacher en los ochenta, se comenzó a aplicar por los organismos internacionales desde los noventa a través del consenso de Washigton y en la Unión europea a través de su equivalente el “tratado de Maastrich” y los posteriores tratados derivados hasta llegar al Tratado de Lisboa que recoge la esencia del fallido Tratado constitucional Europeo

El actual modelo de construcción europea ha creado un sistema político y económico, cuyas reglas del juego no solo no no permiten un sistema alternativo al capitalismo, sino que ni tan siquiera la socialdemocracia es en la practica posible.

La explosión de la burbuja inmobiliaria y la falta de liquidez de un sistema bancario toxificada, provoco una parada en la actividad económica. Para salir de esta crisis los estados se vieron obligados a aumentar el gasto público, a la vez que se disminuían los ingresos públicos. Todo ello creo déficit entre ingresos y gastos y por lo tanto deuda.

La presencia de esta deuda hace necesario buscar la financiación externa (ir a los mercados de deuda) y nos lleva a vivir en una situación de chantaje continuo.

Los mercados (eufemismo que quiere decir bancos y fondos de inversión) te prestan a un interés u otro en función de riesgo que creen que tiene esa deuda).

Y este riesgo está determinado por lo que opinen de esa deuda agencias de Valoración como  (Moody, Flitch, Standard & Poor), prensa especializada como Finacial Times, etc….

Estos agentes, que tienen una ideología común, junto con otros “sabios” (Ecofin, FMI, etc) te proponen lo que tienes que hacer, si quieres acceder al dinero y tener liquidez. Y normalmente siempre proponen lo mismo: Reducción del gasto público, Reformas laboral, reformas de las pensiones

En caso de no hacer las reformas que estos “sabios” proponen o no hacerlas como ellos creen que las deben de hacer, cada vez que emites deuda (buscas dinero en los mercados para pagar lo que debes) tienes que pagar un mayor interés para que los inversores te la compren.

Hasta que llega un momento (Grecia, Irlanda y probablemente pronto Portugal) que te es tan caro financiarte externamente que tienes que aceptar una “intervención”

Una “intervención” no es mas que un préstamo de una gran cantidad de dinero a un interés mas bajo que en los mercados 5-6%, que te permite no tener que financiarte, ni depender de los mercados durante un espacio de tiempo.

Como contrapartida, el prestador, es decir la UE, te obliga a adoptar una serie de reformas estructurales, que como hemos visto en los casos de Grecia e Irlanda son bastante salvajes.

Ante esta situación de “continuo chantaje” muchos nos preguntamos qué pasaría si no hiciéramos las reformas que nos piden (muchas de ellas innecesarias), no consiguiéramos financiación exterior, no quisiéramos ser “intervenidos”, no pagáramos o reestructuramos la deuda.

Es decir ¿Salir del euro seria una solución o un escenario peor?

Krugman en “La trampa del euro” (Mayo 2010) sostiene que:

“Durante los años del dinero fácil, los salarios y los precios subieron mucho más deprisa en los países ahora en crisis que en el resto de Europa. Sin embargo estos países notan mas ahora la crisis que por ejemplo Alemania. Cuando cada país tenia su propia moneda los costes podían controlarse ajustando los tipos de cambio. Con todos los países compartiendo una única moneda (el euro) la única forma de ajustar los costes relativos entre Alemania y el país en crisis es una combinación de inflación alemana y deflación del país en crisis. Y dado que Alemania no va a aceptar la inflación, la solución es la deflación”

En relación a una posible salida del Euro Krugman en “La trampa del euro” (Mayo 2010) opina que:

“Hasta hace poco, la mayoría de los analistas, incluso yo mismo, pensaban que una ruptura del euro era prácticamente imposible, dado que cualquier Gobierno que se atreviese siquiera a insinuar que se estaba planteando abandonar el euro estaría fomentando una retirada masiva de depósitos de sus bancos. Pero si los países en crisis se ven incapaces de pagar sus deudas, probablemente se enfrenten a graves espantadas de los bancos de todos modos, lo que les obligaría a tomar medidas de emergencia como restricciones temporales a la hora de retirar dinero de los bancos. Esto dejaría abierta la puerta a la salida del euro.”

En otro articulo “¿Tiene Salvación Europa?”  (Enero 2011) Krugman cita que “Barry Eichengreen, de Berkeley, en un influyente análisis de 2007, cualquier país de la eurozona que insinuase siquiera que iba a abandonar la moneda, desencadenaría una devastadora retirada masiva de sus bancos, al apresurarse los depositantes a trasladar sus fondos a lugares más seguros. Y Eichengreen concluía diciendo que este obstáculo “procedimental” que impide la salida hacía que el euro fuera irreversible.

Al respecto, Hudson en “Una estrategia europea para la izquierda” sostiene que:

“El abandono del euro por un gobierno de izquierda sería un importante error estratégico. La nueva moneda sería devaluada ya que es, después de todo, el objetivo deseado. Pero eso abriría de inmediato un espacio que los mercados financieros utilizarían para iniciar una ofensiva especuladora. Provocaría un ciclo de devaluación, inflación y austeridad. Además la deuda, que hasta ese momento se denominaba en euros o dólares, aumentaría repentinamente como resultado de esa devaluación. Todo gobierno de izquierda que decidiera tomar medidas a favor de la clase trabajadora caería bajo una enorme presión del capitalismo internacional. Pero desde un punto de vista táctico sería mejor en esta prueba de fuerza utilizar la calidad de miembro de la zona euro como fuente de conflicto.”

En cuanto estrategias de salida, Hudson opina que “la izquierda radical no debe bloquearse en la alternativa imposible e iniciar la arriesgada aventura de abandonar el euro y una idea utópica de armonización monetaria.

Y establece varios objetivos intermedios que cuestionen las instituciones europeas como son que:

  • Los Estados de la Unión Europea deberían pedir prestado directamente al Banco Central Europeo (BCE) a tasas de interés muy bajas y los bancos del sector privado deberían ser obligados a hacerse cargo de una cierta proporción de la deuda pública.
  • Debería establecerse un mecanismo para defaults, que permita que la deuda del sector público sea anulada en proporción a las ventajas tributarias para los ricos y el dinero gastado en rescates de los bancos.
  • La estabilización presupuestaria tiene que modificarse mediante una reforma fiscal que grave movimientos de capital, transacciones financieras, dividendos, grandes fortunas, altos salarios e ingresos de capital a una tasa estándar en toda Europa.

Finalmente Hudson sostiene que “sería absurdo esperar una salida simultánea o coordinada para todos los países europeos” y que “La única hipótesis estratégica que uno puede concebir entonces debe tomar como punto de salida la experiencia de una transformación social que comience en un país.”

Es decir,  primero un gobierno de un país en cuestión toma medidas,(por ejemplo . reestructurar la deuda, nacionalizar el capital extranjero, imposición de un impuesto al capital) eso si anticipandose con claridad para evitar represalias. A tomar esta medida de reforma tributaria entra abiertamente en conflicto con las reglas del juego europeo.

Segundo, no tiene interés en abandonar unilateralmente el euro, ya que de salir la nueva moneda sería atacada de inmediato con el objetivo de derrumbar la economía del país “rebelde”.

Tercero, esperar el efecto imitación por parte de otros países, para Hudson “El principal punto de apoyo proviene de la adopción cooperativa de las medidas.”. “Toda medida progresista, por otra parte, es efectiva en la medida en que es compartida por una serie de países. Por ello deberíamos hablar de una estrategia basada en la siguiente idea: estamos dispuestos a gravar el capital y daremos los pasos necesarios para protegernos. Pero también esperamos que esas medidas, que proponemos se implementen en toda Europa.”

El problema que le veo yo a la estrategia propuesta por Hudson, es que el punto tercero puede no llegar, mientras que el país que tome estas medidas es expulsado del euro, siendo atacada la nueva moneda que tenga que adoptar el país que opte a salirse de las reglas del juego europeo.

Una respuesta a Algunos analisis entorno al euro

  1. […] un articulo anterior analizabamos la imposibilidad de salir del Euro y la descartabamos como solución. Otros apuntan a una solución “a la islandesa” (cabe recordar que islandia solo tiene […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: