Manifiesto fundacional de ATTAC ACORDEM: Es la hora de la ciudadanía

Las personas que constituimos ACORDEM lo hacemos adhiriéndonos al movimiento internacional de ciudadanos y ciudadanas ATTAC en España, manifestando así nuestra convicción y fe internacionalista. Partimos de la evidencia de que este planeta, asimétricamente globalizado por el fundamentalismo irracional del capital, constituye un hogar inhóspito para la mayoría y, si no ponemos remedio, abocado a la ruina social y ambiental para esta y futuras generaciones.

Hemos decidido organizarnos para luchar por la soberanía popular y los derechos humanos, necesarios ambos para que la democracia merezca tal nombre. Ello cuando ambos están siendo relegados por un sistema neoliberal depredador que deposita el poder en manos de una plutocracia mundial del dinero, hurtándolo al pueblo y a sus representantes y haciendo estéril, cuando no imposible, la política como ejercicio orientado al bien común.

Queremos devolver el auténtico significado a la democracia y a la acción política necesaria para conquistarla. Nuestra finalidad es recuperar para los ciudadanos y ciudadanas, el poder que la banca y las sociedades transnacionales se han apropiado.

Por ello acordamos:

–          Constituirnos como asociación de ciudadanos y ciudadanas autónoma e independiente de cualquier poder establecido, sea político, económico, social o cultural.

–          Unir nuestro esfuerzo a aquellas organizaciones y/o movimientos sociales que persigan, como ATTAC ACORDEM, un cambio de sistema, orientando este cambio a conseguir un mundo más justo, equitativo, ecológicamente sostenible y solidario.

–          Utilizar la información veraz y la acción formativo-educativa como medios relevantes para la concienciación y movilización ciudadana.

–          Utilizar la desobediencia civil y los métodos de acción no violenta como medios de protesta y presión ante los poderes constituidos.

–          Luchar por una democracia más auténtica y participativa, así como por el ejercicio de control ciudadano, permanente y mucho más allá de las elecciones, sobre los cargos y la acción de gobierno —como base para profundizar en la democracia—, y contrarrestar la influencia que detentan, en general, los poderes económicos sobre nuestros representantes.

–          Luchar por los derechos humanos y/o contra cualquier tipo de explotación o discriminación que suponga el dominio de unas personas sobre otras. Por lo tanto, también lucharemos por la igualdad de género y por la de todos los seres humanos.

–          Fomentar el sentimiento de pertenencia a una ciudadanía mundial.

–          Denunciar y combatir las políticas neoliberales, generando al mismo tiempo alternativas.

–          Luchar por la regulación y el control de los mercados financieros y de sus instituciones.

–          Promover y luchar por conseguir un Impuesto a las Transacciones Financieras internacionales (ITF). Se propone al mismo tiempo la creación de un fondo con lo recaudado que, gestionado por una autoridad mundial democrática, sirva para acabar con el hambre y enfermedades evitables y como verdadera ayuda al desarrollo.

–          Combatir los paraísos fiscales hasta su total erradicación.

–          Luchar por una fiscalidad justa, progresiva y redistributiva.

–          Luchar por la implantación de una Banca pública, ética y al servicio de la ciudadanía.

–          Luchar por la abolición de la deuda externa, promoviendo las auditorías, tanto en el Sur como en el Norte, para detectar las deudas odiosas e ilegítimas.

–          Luchar por unas reglas de comercio justas a escala mundial y la soberanía alimentaria.

–          Defender unos servicios y prestaciones públicas de calidad, universales, de titularidad y gestión pública y que garanticen los derechos sociales básicos.

–          Defender un nuevo modelo productivo social y ecológicamente sostenible, en el que el consumo deje de ser el criterio de realización de los individuos, y en el que el objetivo sea el desarrollo humano y no el crecimiento material.

–          Defender una justa ciudadanía laboral, que se implanten las condiciones legales necesarias para el reparto y promoción del acceso al trabajo en función de las necesidades, y en la que el trabajo asalariado deje de ser un valor central y único de la vida social.

–          Defender una renta básica de ciudadanía universal.

–          Defender la democratización y/o refundación en su caso de las instituciones de gobernanza internacional comenzando por la Unión Europea y siguiendo con las instituciones financieras internacionales y la Organización Mundial del Comercio. Pero con la mirada puesta en la necesidad de un organismo de gobierno mundial democrático.

Somos conscientes de la gran magnitud y ambición de esta tarea y de la cantidad de tiempo, personas y de esfuerzos  necesarios para conseguir estos propósitos, pero no por ello pensamos desistir de luchar para conseguirlo, ya que estamos seguros de que la necesidad y justicia de nuestra lucha es compartida por una mayoría de ciudadanos y ciudadanas a lo largo del Mundo. Cuando los gobiernos rinden sus armas al capital, ha llegado la hora de que la ciudadanía se organice.

ATTAC ACORDEM  2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: