Entrevista a Daniel Raventós

Entrevista a Daniel Raventós
Fuente: Espurna / SinPermiso

La revista Espurna entrevistó a Daniel Raventós sobre los orígenes y algunos aspectos técnicos y programáticos de SinPermiso . También se abordan en la entrevista ciertas particularidades internas así como algunas perspectivas de la revista.  La entrevista fue realizada a finales de julio por Quim Cornelles y Luis Juberías.

ESPURNA: ¿Por qué te implicaste en el proyecto de SinPermiso y en qué momento surgió?

Es difícil ser muy exacto en fijar el momento en que surgió SinPermiso. Veníamos hablándolo desde los primerísimos años del siglo, pero hay un momento que supone una aceleración de todos los proyectos que teníamos en la cabeza. Se trata de una reunión entre Miquel Riera Montesinos, el editor de El Viejo Topo, Antoni Domènech, el editor de SinPermiso, y yo mismo. Esta reunión se produjo en el año 2005. Una vez acordado en esta reunión, con mucha generosidad por parte de Miquel, que El Viejo Topo se encargaría de los aspectos técnicos y administrativos de la revista en papel, puede decirse que el proyecto empezó a volar. Claro que antes habíamos hecho reuniones en Argentina y México con los amigos y amigas que han sido el núcleo promotor de SinPermiso.

Además de SinPermiso en papel, cuyo número 5 acaba de salir, venimos editando desde hace cuatro años semanalmente, todos los domingos por la tarde, la versión electrónica. Se trata de una edición de entre 11 y 15 artículos semanales con un marcado carácter coyuntural aunque pueden haber artículos o entrevistas que se aparten de la coyuntura por ser reflexiones que consideramos particularmente interesantes sobre algún tema (selección natural, filosofía analítica, ateísmo, el CERN, la desglaciación pirenaica…) a diferencia de la edición en papel que consiste en entrevistas, artículos y notas de mayor reflexión teórica. El semanario electrónico se edita desde julio de 2005.

¿Por qué me impliqué? Porque estaba ilusionadísimo en este proyecto del que una pequeña parte había contribuido a idear. Además, hacía años que estaba trabajando con Antoni Domènech, tanto académica como políticamente, y suponía un placer emprender juntos y con un puñado de compañeros y compañeras este proyecto tan ambicioso. Había cosas que no nos convencían en la forma de hacer y editar de algunas revistas de izquierda. Más que criticar y mirárnoslo desde lejos, preferimos intentar hacerlo como a nosotros nos gustaba. Era un objetivo muy ambicioso. Y ya han pasado cuatro años. No está mal el camino transcurrido.

ESPURNA: Los artículos de SinPermiso electrónico ¿son básicamente traducciones?

Solamente una parte. Cada edición semanal electrónica está compuesta por una porción que son traducciones del inglés, francés, alemán, italiano, catalán, brasileño, gallego y euskera. Otra que es producción propia y otra que es reproducción en castellano de artículos que, por una y otra razón, creemos que vale la pena destacar. La proporción entre estas tres partes puede variar según la semana. Habitualmente un 20 ó 25 por ciento de los artículos son, efectivamente, traducciones de estos idiomas mencionados si bien el inglés acostumbra a ser siempre la lengua más traducida. En cuanto a la revista en papel, la producción propia suele ser un componente proporcionalmente mayor que en la edición electrónica, pero también hay traducciones.

ESPURNA: ¿Y quién hace las traducciones?

Personas que voluntariamente han ofrecido sus servicios y conocimientos lingüísticos por simpatía política con el proyecto de SinPermiso. Esto es impresionante: traductores y traductoras que, de forma completamente gratuita, han invertido docenas y centenares de horas, según los casos, en SinPermiso. Francamente, esta generosidad nos sorprendió muy gratamente ya desde los inicios de la publicación electrónica y sin ninguna duda está entre los activos más valiosos de nuestra revista. Hay mucha gente, la mayor parte con buena intención, que nos pregunta de dónde sacamos el dinero y los medios para hacer SinPermiso electrónico. Esta repetida pregunta nos halaga mucho y la respuesta es: el único dinero que tenemos proviene de las donaciones de nuestros lectores. Los medios provienen del trabajo militante de los miembros, traductores y colaboradores de la revista. Hasta el diseño de nuestra web (www.sinpermiso.info) fue realizado de forma completamente gratuita por nuestro amigo cántabro Pedro Venero. En cuanto a la edición en papel, el dinero proviene de las subscripciones, y los medios proceden del apoyo que ofrece, como comentaba antes, la editorial El Viejo Topo.

ESPURNA: ¿Quienes son las personas que componen el Consejo Editorial?

SinPermiso tiene un comité de redacción y un Consejo Editorial. El primero es muy pequeño y es el encargado del día a día de la revista. El Consejo Editorial es muy amplio y está repartido por buena parte del mundo. El comité de redacción será remodelado en los próximos meses. En cuanto al Consejo Editorial, algunas de las personas que forman parte del mismo son: Guillermo Almeyra, Tariq Ali, Elmar Altvater, Gustavo Búster, Rubén Lo Vuolo, Xosé Manuel Beiras, Robert Brenner, Jean Bricmont, Mike Davis, Josep Fontana, Frei Betto, Florence Gauthier, Michael Krätke, Hugo Moreno, David Casassas, Rossana Rossanda, Philippe Van Parijs, Julie Wark, Erik Olin Wright… Como comprobarás por los nombres, son personas de procedencia académica, geográfica y política muy diversa. Puedes encontrar desde liberales académicos (que no políticos) de izquierda hasta marxistas que no se dejaron arrastrar por la moda anticomunista de los 90 del siglo pasado. Puedes encontrar estadounidenses, argentinos, australianos, brasileños, belgas, italianos, alemanes, franceses…

ESPURNA: ¿Qué valoración haces del proyecto y su repercusión estos años?

La valoración es excelente. Muy sinceramente: no pensábamos que SinPermiso tuviera la gran acogida que ha tenido ya desde sus mismos inicios. Me estoy refiriendo principalmente al semanario electrónico. Las estadísticas de “páginas”, “visitas”, “accesos”, “clientes”, “archivos”… son espectaculares. Cada año hemos doblado casi con exactitud cada uno de estos indicadores. Actualmente tenemos una media diaria de casi 30.000 accesos. Cada semana recibimos unas 30 peticiones de subscripción a la lista electrónica a la que realizamos los envíos cada domingo. Los números, por fríos y fáciles de citar que sean, indican solamente de forma parcial esta gran acogida que ha tenido SinPermiso, pero hay otros factores que no quiero dejar de mencionar. Muy principalmente debo decir que SinPermiso es una revista electrónica que no recibe ninguna subvención, por lo que todos los traductores y traductoras, así como los redactores, trabajan de forma militante y, por tanto, gratuita. Todo ello es motivo para que nos sintamos orgullosos y satisfechos.

ESPURNA: ¿Hay muchos autores que quieren publicar en Sin Permiso? ¿Podrías explicar brevemente la línea editorial de SinPermiso?

Efectivamente hay muchos autores que quieren publicar en SinPermiso y, claro está, no todos pueden hacerlo. Ello tiene que ver, sin duda, con la línea editorial de nuestra revista. Cualquier análisis sobre un aspecto de la realidad, ya sea muy parcial o con pretensiones de mayor abasto, que sea serio, de izquierdas y bien fundamentado, puede ser publicado en SinPermiso. Dicho con otras palabras y más extensamente, un artículo que provenga de cualquier variante apologética del capitalismo actual, de cualquier variante apologética del estalinismo, de cualquier variante apologética “postmoderna”, de cualquier variante enemiga de la Ilustración, de cualquier variante que coquetee con pseudociencias o que se declare abiertamente “anticientífica”, nunca tendrá cabida en SinPermiso. Este tipo de artículos, articulillos y articuletes, y quien los escriben, no nos sirven para nada. Y como así pensamos, no los publicamos. Para que la enumeración no quede muy general, me detendré en lo que he calificado como “cualquier variante  apologética del estalinismo.” A principios de 2009 publicamos el discurso que pronunció Cristoph Jünke cuando recogió el premio de la Fundación Rosa Luxemburg de Sajonia. En este discurso, titulado “El pasado que no pasa: la larga sombra del estalinismo”, Jünke decía: “El estalinismo fue y es, por encima de todo, un fenómeno histórico. El estalinismo fue y es, sin embargo, más que un sistema históricamente específico de dominación. Pues ese sistema social sedicentemente socialista ha sobrevivido muchas décadas a la muerte de su creador: no, acaso, en sus excesos de violencia, pero sí en sus fundamentos sociales, en sus estructuras e ideologías.” No soy capaz de expresar con palabras más claras lo que quiero decir.

Además, en SinPermiso no tenemos el menor reparo en tocar “temas conflictivos”, por decirlo pudorosamente. Por ejemplo, lo que ha pasado y está pasando en Cuba. En SinPermiso pueden encontrarse muy buenos artículos (31, para ser exactos, a finales de julio) con análisis y críticas sobre el régimen cubano desde posiciones que solamente un dogmático delirante podría decir que “hacen el juego al imperialismo” o que “hay que evitarlos en estos momentos” o cualquier cantinela parecida. Y hay quien nos ha criticado por publicarlos. Por lo que se ha dicho y conocemos en contra de estos artículos que hemos publicado, hemos acertado.

ESPURNA: SinPermiso hizo una apuesta clara por analizar temas económicos, cuando lo que imperaba en la izquierda eran las luchas culturales. ¿Qué os llevó a esto? ¿Crees que ha tenido que ver con el éxito cosechado durante el último año?

Debo decir que esto no se ajusta con lo que hace SinPermiso. En nuestra revista damos mucha importancia a la cultura, a las luchas culturales. Solamente tienes que dar un vistazo a la aplicación de la revista electrónica llamada “ver por temática”. Puede encontrase docenas de artículos culturales. Ahora bien, la mitad más reciente de la vida de SinPermiso electrónico coincide con la crisis económica. No es nada extraño que hayamos dedicado muchos artículos desde mediados de 2007, y aún antes, al análisis de esta crisis económica. En un texto que escribí con motivo de la concesión del premio que la Fundació Ardiaca tuvo la munificencia de otorgarnos a SinPermiso, comentaba que en la revista somos de la opinión de que para entender la sociedad, cualquier sociedad, la mejor forma es seguir considerando que la diferenciación principal es entre ricos y pobres. Diferenciación entre ricos y pobres a la vieja y tradicional forma republicana de hacerlo: los que tienen la propiedad que les garantiza la existencia material y aquellos que, no disponiendo de esta propiedad, dependen de los anteriores para vivir. Recuérdese que muchos académicos vaticinaron hace pocos años, con una vista no precisamente de águila, que las clases (y, cómo no, las luchas de clases) se habían acabado. Bien, si para entender la sociedad, como decía, debe considerarse esta escisión principal (y claro que hay otras, no faltaría más) en toda sociedad, no creo que deba caber duda de que en el capitalismo que estamos viviendo, la crisis debe ser abordada de forma destacada. Las causas de la crisis, las repercusiones en buena parte sobre la teoría económica basura por la que se dejaron seducir también muchos académicos de izquierdas, las consecuencias, en definitiva, que está comportando para la existencia material de centenares de millones de personas… La crisis debía ser un tema de atención permanente de SinPermiso. Y así lo hemos hecho. Hemos publicado más de 200 artículos desde hace dos años relacionados directa o indirectamente con la crisis económica. Artículos de autores muy conocidos y de otros no tan conocidos: Walden Bello, Michael Hudson, Paul Krugman, Mike Whitney, John Bellamy Foster, Robert Brenner, Michael R. Krätke, Joseph Stiglitz, Sasan Fayazmanesh, Pam Martens, Elmar Alvater, Sam Pizzigati, Robert Pollin, Barbara Ehrenreich, George Monbiot, Dean Baker… ¿Qué ello haya influido en el éxito de SinPermiso? Puede ser, pero me remito a lo que contestaba en la anterior pregunta: una clara línea editorial sobre lo que no debe publicarse y lo que debe publicarse (y con María Julia Bertomeu, Toni Domènech y Carlos Abel Suárez hemos comentado algunas veces que a menudo ofrece más pistas acerca de nuestra línea editorial lo que no se publica que lo que se publica) es lo que me permito sugerir que ha sido la causa principal del éxito de nuestra revista.

ESPURNA: Este año varios de los miembros del Consejo Editorial  habéis estado muy presentes en los debates de la UPEC (Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya) sobre la crisis. ¿Cómo valoras el proyecto de la UPEC y esta edición en particular?

Sí, efectivamente, para ser exactos había hasta 10 miembros del comité de redacción o del Consejo Editorial de SinPermiso en la edición de este año de la UPEC. Pero no fui yo uno de ellos y además no pude asistir a ninguna sesión por lo que mi opinión es indirecta. Aún así, puedo aseguraros que los compañeros y compañeras del comité de redacción o del Consejo Editorial que pudieron asistir tienen una opinión muy buena de gran parte de las sesiones de la UPEC de este año. De las ediciones de otros años no tengo información bastante para poder dar una opinión sensata.

ESPURNA: ¿Qué proyectos tiene SinPermiso para el futuro?

Seguir. Somos perfectamente conscientes de que este es un proyecto que no lo iniciamos para pasar el rato ni para que durase cuatro días. SinPermiso es una revista política. Por tanto, nos obliga a los que nos tomamos completamente en serio la política. He mencionado antes que haremos algunas remodelaciones especialmente en el comité de redacción, con algunas seleccionadas incorporaciones de gente joven. Queremos que SinPermiso dure muchos años, que siga siendo útil a mucha gente para sus reflexiones y sus luchas (como numerosas personas tienen a bien comunicarnos, cosa que nos llena de orgullo); queremos, en fin, que a su vez pueda mejorar a partir de la experiencia acumulada en estos cuatro años. En pocas palabras: queremos seguir haciendo lo que hemos hecho hasta ahora, pero mejor. Lo que podemos asegurar es que tenemos la capacidad de trabajo y las ganas de bregar necesarias para considerar que podemos considerar el futuro de SinPermiso con ciertas garantías.

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de SINPERMISO y presidente de la Red Renta Básica. Su último libro es Las condiciones materiales de la libertad (Ed. El Viejo Topo, 2007).

Anuncios

4 respuestas a Entrevista a Daniel Raventós

  1. […] Entrevista a Daniel Raventós « Altersocialismo altersocialismo.wordpress.com/2009/10/23/entrevista-a-daniel-raventos – view page – cached La revista Espurna entrevistó a Daniel Raventós sobre los orígenes y algunos aspectos técnicos y programáticos de SinPermiso . También se abordan en la entrevista ciertas particularidades… (Read more)La revista Espurna entrevistó a Daniel Raventós sobre los orígenes y algunos aspectos técnicos y programáticos de SinPermiso . También se abordan en la entrevista ciertas particularidades internas así como algunas perspectivas de la revista. La entrevista fue realizada a finales de julio por Quim Cornelles y Luis Juberías. (Read less) — From the page […]

  2. Jorge S. dice:

    La verdad es que la edición impresa flojea un poco, con los primeros números prometía más.

  3. Amei dice:

    A mi me gusto mucho el resumen de Escribano, sobre el libro de Gallego.

  4. El otro día te añadí al Blogroll y ahora veo que tú también me tienes enlazado, o sea que nos linkeamos (die link, jajajaja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: