El affaire Millet: ¿corrupción a la catalana?

El affaire Millet: ¿corrupción a la catalana?
Albert Recio
Fuente: Mientrastanto.e

I

Las aguas andan convulsas entre las élites barcelonesas. Ya andábamos bien servidos de affaires económicos y trazas de corrupción con el caso del banquero De la Rosa, los diversos escándalos relacionados con los departamentos de la Generalitat gestionados por Unió Democràtica de Catalunya (caso Turismo, caso Treball…) y otra retahíla de casos menores, sin perder de vista la conexión barcelonesa del asunto Filesa. Pero la novedad es que ahora el problema ha surgido en una de las instituciones señeras de la cultura catalana: el Palau de la Música y el Orfeó Català, y el inculpado forma parte de esta élite social que se autoconsidera a sí misma la “sociedad civil”.

Prueba de ello es que Fèlix Millet, el principal inculpado, figuraba como miembro de un  sinfín de instituciones culturales, fundaciones y empresas locales (en una elocuente portada  titulada “Un señor de Barcelona” el Periódico de Catalunya incluía 59 cargos ocupados por la susodicha persona). Era uno de los integrantes del G-16 barcelonés, un grupo de 16 entidades locales que celebran encuentros periódicos y cuya opinión juega un papel fundamental en la definición de prioridades políticas. En ella participan los principales clubs deportivos de la ciudad (FC Barcelona, RCD Español, Natación Barcelona, RC Polo, RC Tenis Barcelona, Centre Excursionista de Catalunya), los exponentes de la cultura de élite (Ateneu Barcelonés, Cercle del Liceu, Orfeó Català, Cercle Artístic), un centro social de la alta burguesía (Círculo Ecuestre), el inclasificable Real Automóvil Club de Catalunya (una empresa más que otra cosa y, sobre todo, una importante organización en defensa de los intereses del sector automovilístico), así como las grandes organizaciones empresariales (Cambra de Comerç, Foment del Treball, Cercle d’Economía, Institut Català de Sant Isidre). Curiosamente, la existencia de este grupo de opiniones compartidas había pasado desapercibido a los medios de comunicación local (supimos de su existencia por una noticia del periódico económico Expansión), por más que su presencia era bien palpable. El affaire Millet afecta por tanto al corazón de la élite social barcelonesa. Quizás gran parte de la enorme respuesta periodística y la culpabilización social de Millet se explica por la necesidad de aislar su figura de una élite temerosa de ver cuestionados sus privilegios.

II

Que Félix Millet ha usado a su antojo los recursos que le han permitido la triple presidencia del Patronato del Palau de la Música, de la Fundación Palau de la Música y del Orfeó Català parece fuera de toda duda. Las noticias de su patrimonio acumulado, de su salario autoconcedido o su propia autoinculpación (diseñada como una calculada estrategia para eludir la cárcel y frenar la investigación) así lo demuestran. Lo realmente inaudito es que se le hubiera dado tanto poder a alguien que en el pasado ya había estado inculpado por un oscuro proceso de estafa colectiva (el affaire Renta Catalana). Porque lo grave es que el conjunto de estos organismos está fundamentalmente financiado con fondos públicos y en su junta participan representantes de la alta burguesía catalana y de las élites políticas (incluidas personal claramente ligado al Partit dels Socialistes de Catalunya, como la ex diputada Anna Balletbó, o una de las hijas de Pasqual Maragall). Personas que en bastantes casos, como el mismo Fèlix Millet, aparecen también vinculadas a otras entidades del G-16. Se trata de recursos especialmente cuantiosos porque durante el mandato de Millet se han emprendido dos grandes obras de remodelación del edificio que han absorbido una enorme cantidad de recursos (sólo la segunda empleó 24 millones de Euros), que dan fe de la enorme capacidad de drenaje ejercida por este sr. y sus secuaces. Y ello a pesar que ya en 2002 la Sindicatura de Comptes (el equivalente catalán del Tribunal de Cuentas) detectó anormalidades, las cuales no impidieron que tanto las administraciones correspondientes como los propios patronos miraran para otro lado. Sin duda la personalidad de Millet, su capacidad de relaciones públicas, su origen y posición familiar (su tío fue el histórico fundador del Orfeó, una figura histórica de la ciudad) ayudaban a ello. Pero también han jugado a su favor otros factores que obligan a considerar que el caso va más allá de la mera historia del saqueador incansable.

Hay dos cuestiones que resultan especialmente notorias. De una parte, las relaciones políticas del propio Millet, bien conectado tanto con la derecha nacionalista catalana como con el Partido Popular, lo que explica la participación en el patronato de la delegación catalana de la Fundación FAES. Lo que empieza a aflorar es que desde la Fundación del Palau, básicamente orientada a obtener fondos para el propio Palau, financiaba a otras instituciones relacionadas con la derecha nacionalista catalana. En el momento de escribir estas líneas ya hay evidencia que ello ha tenido lugar con la Fundació Trias Fargas (de Convergència Democràtica de Catalunya) y con una no nata Fundació Espais que sirvió para tapar la quiebra del fallido proyecto del Partit per la Independència promovido por Àngel Colom y Pilar Rahola (y del que también participó el presidente del FC Barcelona Joan Laporta). Colom, al ser descubierta su implicación, alegó en su defensa que alguien le había recomendado acudir a Millet en busca de ayuda (y colgó intempestivamente la entrevista que le realizaba Manel Fuentes en Catalunya Radio cuando éste le preguntó si quien se lo había aconsejado era Artur Mas). Quizás tampoco sea casualidad que el abogado defensor de Millet sea Pau Molins, hijo de otro ex conceller convergente y miembro de una familia enriquecida  con la producción de cemento (introductora exclusiva en España del cemento aluminoso causante de muertes y un gravísimo problema de vivienda en los barrios más humildes de  Catalunya). Hay por tanto más que indicios de que parte de los fondos desviados han servido para engrasar una serie de instituciones del espacio de los partidos conservadores. Queda por ver si la financiación también llegaba a otras partes o si la complicidad del Partido Socialista se limitaba a mirar para otra parte lo que hacían sus rivales políticos, como muestra de esta especial omertá educada que tan a menudo practican las élites catalanas.

De otra parte, resalta una cuestión que va más allá del saqueo y la corrupción. Y es el tratamiento público que reciben algunos grandes operadores culturales y deportivos. En el actual modelo de competencia entre ciudades que genera la globalización, las élites políticas no dudan en dedicar ingentes recursos a promover iconos “culturales” y  “deportivos” que actúen como marcas de la ciudad. Y es ahí donde las élites al estilo del G-16 barcelonés tienen una enorme capacidad de influencia y de orientación de las políticas públicas. De obtención de recursos sea por la vía directa de la financiación o por la indirecta de la recalificación urbanística. El problema de la aluminosis (que afectó a 35.000 viviendas en Catalunya, en muchos casos implicando el derribo y la reconstrucción) tuvo lugar en el mismo período del incendio del Liceo. Mientras este último se reconstruyó y amplió en cuatro años, los barrios afectados por la aluminosis aún tienen pendientes la solución de cerca de 1.000 viviendas tras 19 años de espera. Hoy alguno de los procesos urbanos más conflictivos que vive la ciudad de Barcelona tiene que ver con estos mismos intereses, como la cuestionada recalificación de terrenos del FC Barcelona en el barrio de Les Corts (para construir vivienda). O el mismo proyecto de hotel que impulsaba el propio Millet y que había conseguido una recalificación del espacio público “regalado” por el Ayuntamiento y la Generalitat. Un proyecto altamente cuestionado por el movimiento vecinal y que incluía a dosis variables especulación pura y dura del propio Millet, chapuza urbanística y cesión de interés público por parte de la administración. A tener en cuenta que en todas estas operaciones, junto a los promotores-especuladores y la Administración, juega un papel fundamental el arquitecto-estrella que “avala” la calidad e interés del proyecto. Los Tusquets, Bofill, Foster etc. son ellos mismos agentes activos de estas operaciones (Oscar Tusquets, que figuraba como “vedette” del proyecto de hotel y que fue quien remodeló el Palau de la Música, no ha dudado en salir corriendo cuando se ha destapado el caso y ha tenido la desfachatez de denunciar, con bastantes años de retraso, que las obras costaron la mitad de lo que se dijo).

III

Uno puede pensar que estamos ante un caso singular. Distinto al de la tradicional corrupción con la obra pública o las recalificaciones urbanísticas. Que Fèlix Millet es un caso especial de delincuente social. Pero es posible identificar con facilidad los parecidos o conexiones del caso con lo que ocurre en otros (empezando por el “Gurtel”) de nuestro entrono e incluso de otras latitudes.

Quizás Barcelona es una ciudad que ha explotado al máximo la creación de iconos con pretensión de universalidad. Pero el modelo es de aplicación más general y tiene variantes por doquier. Las recalificaciones fraudulentas a grandes clubs deportivos, e incluso la intervención pública ante la quiebra de proyectos privados es habitual en toda la geografía española (con los casos más evidentes del Real Madrid y el Valencia CF), como lo es asimismo la querencia por construir grandes “templos culturales” al tiempo que se dedica poco esfuerzo y recursos al fomento de la cultura de base (a mi entender uno de los elementos explicativos del problema del fracaso escolar, la ausencia de motivaciones y referencias cultas en las que vive una gran parte de nuestra sociedad). En los enormes dispendios en “fastos” y “proyectos vistosos” se cuelan enormes sumas. No es casualidad que toda la red tejida por Correa y sus adláteres esté relacionada con estas actividades: se trata de un espacio donde los costes reales resultan bastante opacos y donde es posible filtrar recursos sin que se note demasiado.

Está también la cuestión judicial. Si algo caracteriza a este país no es sólo la proliferación de casos de corrupción, sino también la enorme exquisitez con que sus señorías tratan a este tipo de delincuentes. En pocas semanas hemos presenciado cómo un manifiesto especulador por la vía de la información privilegiada (César Alierta, presidente de Telefonica) era exonerado gracias a la prescripción del delito), cómo el caso de un Presidente de comunidad autónoma que había recibido cuantiosos regalos de un presunto (y preso) delincuente era sobreseído gracias a la ignorancia de la información relevante. Y ahora estamos asistiendo a un proceso, el de Millet, en el que el juez demora intervenciones en detrimento de las posibles pruebas inculpatorias. Podríamos encontrar muchas más ilustraciones de un sistema judicial con inequívocas características de clasismo que engrasa nuestro modelo de capitalismo depredatorio.

Millet, en fin, forma parte de la clase de delincuentes de guante blanco que en los últimos años tanto han proliferado, llámense De la Rosa o Madoff. Cada uno de ellos constituye una historia particular, pero sus acciones, su largo tiempo de impunidad, sólo pueden entenderse si los situamos en el contexto de hábitos y comportamiento de la clase social que los cobija y del marco institucional y cultural que les deja espacios  de actuación.

3 respuestas a El affaire Millet: ¿corrupción a la catalana?

  1. alex dice:

    Hola

    enhorabuena por el articulo

    clavado

  2. Apertura del año judicial en Barcelona.

    BUFETE PIQUÉ VIDAL

    “LA TAPADERA”

    Rafael del Barco Carreras

    7-09-09. Otro juicio descriptivo del grado de degeneración en Barcelona. No tanto por los camioneros del Puerto, gángster o hampa, quemando camiones a quienes no pertenecieran a su “asociación o sindicato TRANSCONT”, otro clásico del cine negro, sino por el abogado que los defiende, Miguel Capuz, segundo de a bordo de Juan Piqué Vidal. ¿Quién mejor para defender casos de extorsión? Un clásico para el Bufete. Sin olvidar que la lucha en el puerto va más allá de la carga y descarga, es un inmenso coladero de droga, el único sector económico español que no necesita ayudas y subvenciones estatales, dominando en asociación con marroquíes (hachís), sudamericanos (cocaína) y turcos (heroína), sin desechar otros tipos de asociaciones, el mercado europeo, con BILLONES DE PESETAS de facturación sin relleno de formularios. Clicar OPERACIÓN TACOS en cuanto a Piqué Vidal, y sobre el Puerto, infinidad. Un camionero, currante a secas, no quema camiones por una carga más o menos.

    Y en la Sala, donde al mismo tiempo se juzga la corrupción de la Hacienda de Barcelona, el nombre de Piqué Vidal se oye varias veces, mientras los políticos, hoy, celebran la gran reforma del Palacio de Justicia. Si la Justicia luciera como las escalinatas y el Salón, los ciudadanos de Barcelona podríamos celebrarlo, pero ¡no caerá esa breva! He asomado la cabeza, lo visto ni me ha gustado ni he preguntado, ya leeré en Internet el porqué de tanto uniforme de gala, vinito y Prensa. Leido, celebraban la apertura del año judicial. Estaban todos, Montilla, la presidenta del TSJC, María Eudenia Alegret, la fiscala jefaTeresa Comte, la consellera Monserreal Tura… y todos.

    Quien tenga dinero, y le convenzan que sin comprar a los jueces no tiene más salida que la cárcel, debe acudir a Piqué Vidal. Lo decía ya por los 90 la revista EL TRIANGLE, más por atacar al cliente estrella del Bufete, Jordi Pujol, que por la decadencia moral que Barcelona alcanzaba. Pujol, De la Rosa, mafia china, traficantes brasileños y mexicanos, blanqueo al por mayor. Unos 100 colaboradores (la mayoría abogados contratados a sueldo, más becarios), y 200 asociados en Iberforo, que jamás se involucraron en las extorsiones y demás ilegalidades del Capo, ¿Se lo cree alguien?…

    Y no es solo el abogado de la selecta y adinerada hampa barcelonesa… lo era de la alta burguesía e instituciones propietarias de inmuebles y fincas, especialista en desahucios (sobretodo de fincas para recalificaciones) los más rápidos de Cataluña en conexión con un JUEZ IMPORTANTÍSIMO (conocidísimo en los juzgados, viejo compañero de Adolfo Fernández Oubiña, que me condenara en el Caso Consorcio, y que retirado colabora en el Bufete)…también de Núñez y Navarro, Arturo Suqué de los CASINOS… y una larga lista…el primer penalista de la Ciudad.

    Les advierto a sus clientes que les puede suceder… que te utilice para sus muchos “negocios” o que te venda a otro cliente… como a mí a Javier de la Rosa, y si descubres el juego y cambias de abogado… que compre al nuevo, Luis Pascual Estevill…

    Si viviéramos en una ciudad con un mínimo de decencia, ese bufete se hubiera precintado, no existiría.

    Ver imágenes de http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com o las listas de sociedades de Piqué Vidal en http://www.lagrancorrupcion.com y especialmente “Generalitat, Gran Tibidabo, Piqué Vidal… y el plan de auditorías del 2007”.

  3. […] El affaire Millet: ¿Corrupción a la catalana? (Albert Recio) El caso Millet (Salvador Lopez Arnal) El caso Millet y los partidos (Jimenez Villarejo) El caso Millet o el ocaso de la burguesía catalana tradicional (Manel Garcia Biel)  ¿Hay vida más allá del caso Gürtel? ¿Los escándalos de corrupción en Catalunya no interesan en España? (Manel Garcia Biel) Millet acumulaba 60 cargos y distinciones. La auditoría eleva a más de 10 millones la estafa de Millet al Palau Millet utilizó un centenar de cuentas para desviar fondos La donación de Millet a Colom superó el límite para los partidos Puig admite que la Fundación Trias Fargas recibió 630.554 euros Joan J. Queralt: ‘Tsunami en el oasis catalán’ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: