La perorata del militante sin masas

La perorata del militante sin masas
Raimundo Viejo
Fuente: www.raimundoviejo.info

un par de notas sobre la “refundación de la izquierda”

Nuestro implacable Pablo Iglesias (Turrión) ha vuelto a abrir otro frente deliberativo, esta vez con un artículo bajo el ingenioso título Cuando Guillermo de Baskerville pidió el voto para Espacio Alternativo publicado por Kaos en la red. Este texto es a su vez desarrollo de otra intervención anterior censurada por Mundo Obrero (sólo a Pablo se le ocurre confiar sus letras al Santo Oficio!) intitulada Renovación de la izquierda: ¿De qué estamos hablando?

Los argumentos de Pablo, tan discutibles como los de cualquiera, pero bastante más y mejor razonados que los de algunos de sus interlocutores (menuda paciencia!), resultan de una trayectoria que, más allá de su singularidad irreductible como activista y politólogo (en rigor, esa extraña fusión, engendro de ambas cosas que somos), es compartida por un segmento importante de su generación (la generación de aquellos que se iniciaron en el activismo y comenzaron a madurar ideas, conceptos y argumentos, al calor de la revuelta zapatista, Seattle y todo lo que ha llovido después).

Para acabar de presentar las notas que siguen, quizás deba saber quien leyere estos bytes que el que esto suscribe fue coordinador del área de juventud de Esquerda Unida (organización gallega de IU, posteriormente coaligada electoralmente en dos ocasiones con la nacionalista Unidade Galega y más adelante escindida en Esquerda de Galicia y IU-EU); y todo ello desde su creación hasta su primera gran crisis (ya no recuerdo exactamente el año –quizás el 93 ó el 94–, pero si el contexto: expulsión del PDNI, sucesión de Anguita, ruptura con UG, etc.). Un par de años más tarde (algo así como desde 1996 en adelante) el que ahora teclea fue impulsor de Galiza Alternativa (colectivo gallego de Espacio Alternativo) y algunos años más tarde uno de los seis miembros de la Secretaría Confederal de Espacio Alternativo entre los III Encuentros (de cuya ponencia política fue redactor) y su dimisión como último no trotskista, tras Concha Denche, de aquel órgano de coordinación a partir de entonces entregado ad maiorem gloria del profeta y la organización de campamentos de verano. El colectivo Galiza Alternativa, de entre otros no partidarios de la neotrotskistización de Espacio Alternativo, se disolvió en la multitud durante la última ola de movilizaciones (creo que en el verano de 2002) generando una red más amplia y todavía existente llamada Alternativas Nómadas (ahora ya en su versión 2.0).

Hechas las presentaciones, en fin, dejo paso a mis improvisadas notas confiado en que más allá del gusto de escribirlas puedan ser de interés.

Déjà vu (o cómo mirar atrás para empezar a dejar de morderse la cola
)

A decir verdad nada resulta más fatigoso que ver pasar los años y repetirse prejuicios, patologías, ideologemas, neurosis y tantos otros síntomas de un debate que no es tal, a saber: el debate sobre la refundación de la izquierda. Al hilo de un nuevo empuje de la política del movimiento tras los años del Descontento (referéndum sobre la OTAN, movida estudiantil del curso 1986-87, campañas antimili, huelga del 14-D, etc.), a mediados de los años ochenta algunos activistas participamos de una “primera” refundación de la izquierda a nivel estatal (con IU como referente). Desde entonces ya han llovido bastantes piedras (neoliberales las más, de manifestantes alguna que otra), pero poco o nada ha cambiado el discurso de ese extraño objeto de deseo llamado “izquierda”.

En rigor, ya por aquel entonces, en la segunda mitad de los ochenta, se trataba de alguna enésima refundación inscrita en una prolongada historia de encuentros y desencuentros de las redes sociales que sostienen la política del movimiento y sus extraños compañeros de viaje, los políticos profesionales. Tal y como se demostraría más adelante con los conatos refundadores de Espacio Alternativo o Corriente Roja, las refundaciones se ponen al orden del día en cuanto se sobrepasa el punto de inflexión de la fase a la baja de la ola de movilizaciones correspondiente. Así, IU (pero también, por ejemplo, el BNG) es hija de la ola de movilizaciones de la transición (su fundación coincide, de hecho, con el reinicio de una pequeña ola de movilizaciones a mediados de los ochenta) y Espacio Alternativo (aunque también Corriente Roja y otros zombies más o menos neoleninistas como el propio PCE, cuya alma, por cierto, en vez de transmigrar anguitianamente prefirió producir un poltergeist en la casa de IU) se constituyen al hilo de la ola de movilizaciones que se origina entre la Declaración de la Selva Lacandona y la contracumbre de Seattle. No es de extrañar, por lo tanto, que en estos días que corren se esté repitiendo el mismo interminable debate de ocasiones anteriores.

Primer error del discurso, pues, denominar “refundación” a lo que apenas son más que realineamientos de redes y cambios discursivos operados ante el imperativo de seguir adelante en un contexto de deserción generalizada (dicho sea con todo el orgullo desertor de la variante izquierda del militarismo: el “militantismo”). Aquí no se refunda nada. Lo que en rigor se hace es reproducir, ampliar ligeramente (si se puede) y federar redes de activistas sin por ello necesariamente revisar la cultura política sobre la que se desarrolla toda esta actividad. Ni siquiera se puede hablar, a la vista de la pervivencia del PCE en IU o de la sección correspondiente de la IV Internacional en Espacio Alternativo (por poner dos ejemplos que no por militancias ajenas me son desconocidos en sus efectos), de una “refundación” organizativa propiamente dicha (cabría hablar más bien de extensión de redes bajo maquinarias hegemonistas preconstituidas, por lo que las organizaciones derivadas carecen de carácter constituyente). Quien de verdad quiera comprender en que consiste la retórica de la refundación habría de preguntarse más bien por la composición de las redes activistas, los cambios en los repertorios de acción colectiva, el desarrollo de los procesos políticos antagonistas, etc… pero en modo alguno habría de perder el tiempo asumiendo que algo se refunda, pues tal refundación, sencillamente, no existe; en realidad, la refundación apenas es algo más que un ideologema al servicio de las viejas prácticas militantes hegemonistas de toda la vida.

En nuestros días, el ejercicio de la crítica (o quizás ya sólo del sentido común), especialmente tras los innumerables fracasos de las refundaciones pasadas y venideras (tiempo al tiempo, ya veremos en que acaba el experimento francés que tanto elogian los neotrotskistas de a uno y otro lado de los Pirineos) apunta más bien a comprender la crisis del discurso político en sus dimensiones globales que no a persistir en el ideologema refundador. De lleno en la postmodernidad, persistir en morderse la cola discursiva de la izquierda refundada equivale a dejarse llevar en círculo por el sumidero de las olas de movilización.

Refundación de la izquierda, la insoportable levedad del judeocristianismo

El concepto izquierda tiene su origen moderno en el surgimiento del asamblearismo revolucionario francés de 1789, pero se ancla firmemente en una Weltanschauung de origen judeocristiano predominante en el mundo occidental. Debido, precisamente, a que la Revolución Francesa no fue capaz de superar dicho marco categorial, la “izquierda” acabó prefigurando las limitaciones emancipatorias de su propio discurso. En nuestros días asistimos a sus estertores y por más que la “izquierda” como campo de identidad guste de vincularse a la crítica y a la autocrítica, no parece que ésta esté operativa en su discurso.

Pero vayamos por partes. Conocido es que la concepción judeocristiana del mundo construye todo un aparato categorial en el que se han inspirado los productores de discurso emancipador para desplegar sus agenciamientos del devenir histórico en las sociedades occidentales. Al judeocristianismo se debe, por ejemplo, la concepción historicista que ha inspirado a los izquierdistas de uno y otro cuño a lo largo de los últimos siglos. La creencia en el nexo causal, empero, tal y como señaló Ludwig Wittgenstein en el Tractatus Logico-Philosphicus, es la superstición (“Der Glaube an den Kausalnexus ist der Aberglaube“). Incluso un ideólogo liberal como Karl Popper, pudo desmontar con facilidad las erradas bases epistémicas del judeocristianismo en su Miseria del Historicismo (aunque a cambio no pudiera ofrecer nada más decepcionante que el pobre juego de palabras entre verificar y “falsar”). Por desgracia, no parece que la “izquierda” quiera acusar recibo del giro epistémico que comportaron en el siglo XX la filosofía del lenguaje, la deconstrucción y demás referentes del saber contemporáneo.

Así, la creencia supersticiosa en que del conocimiento “científico” de un estado de cosas presente se puede inferir un estado de cosas futuro sigue marcando la producción discursiva de las redes activistas de la “izquierda”. Más aún, sobre esta superstición se funda la convicción de que un estamento privilegiado de conocedores de las leyes del desarrollo socioeconómico pueden “dirigir” no ya sólo a las gentes, sino incluso ¡la historia! Lo más impresionante de la persistente ceguera de la “izquierda” ante algo que se ha demostrado falso en todos y cada uno de los ejemplos empíricos que podamos buscar (a empezar por la hecatombe de la experiencia soviética) reside en su obstinación en pensar que se puede operar desde un paradigma tal precisamente en un contexto como el de hoy en día, donde ya ningún actor político (ni siquiera los Estados, las multinacionales o los grandes organismos globales) dispone de la información necesaria para elaborar una decisión tan perfecta (caso de que algo así hubiera sido posible en algún momento histórico, claro).

En este orden de cosas, recomendaría leer a Franco Berardi, Bifo, en su libro La Fábrica de la infelicidad. Allí apunta análisis tan certeros como el que sigue:

Desde Maquiavelo hasta Hobbes, desde Hegel hasta Lenin, la voluntad pretende gobernar la historia, la generación de los acontecimientos sociales. El humanismo moderno estableció también la convicción soberbia de que el saber científico es la base de una potencia técnica sin límites, capaz de penetrar en los mecanismos de la naturaleza y de someterlos a los fines del hombre” (p. 155)

Pero ya se sabe que la ecología política no es el fuerte de la “izquierda” española.

Pero volvamos sobre la “izquierda” como parte del aparato categorial judeocristiano. Su surgimiento como concepto político es debido a la disposición de los diputados en la Asamblea Nacional francesa (a la izquierda de la presidencia) y aunque en su momento rivalizó con otros, sin duda mucho más evocadores (por ejemplo, sans-culotte, montagnards, etc…), al final se impuso en la lógica del discurso de la dominación como la parte complementaria (e irreductible) de la derecha (que no por nada era asociada categorialmente a lo y al derecho) en un universo de discurso que se replegaba así tras la apertura de un horizonte constituyente en 1789. Esta imposición no fue casual y coincide, a su vez, con la consolidación del parlamentarismo como parte del modo de mando liberal que se instituye con el gobierno representativo.

Ahorrémonos los pormenores del viaje de la noción de “izquierda” a lo largo del tiempo y cuya definición es tan categorialmente dependiente de la derecha como ambas lo son, a su vez, de la necesidad de representar el mundo desde un “centro” (eje sobre el que se articula la representación en el parlamentarismo postmoderno, el pensamiento único, etc…) y, por ende, desde el control de la diversidad bajo el dominio pluralista de la democracia liberal. Desde los tiempos de la Perestroika, pero sobre todo tras el derrumbe de la URSS, la “izquierda” se convirtió en un campo de identidad común a numerosas redes de activistas que encontraron aquí el denominador común para referirse a una audiencia de su discurso político. Aunque en el terreno de los contenidos y los repertorios de acción colectiva cambiaron algunas cosas, el peso fundamental y éxito discursivo de “izquierda” como marcador simbólico-cultural (de la cultura que se dice “de izquierdas”) consistió básicamente en articular el mencionado campo de identidad.

A partir de aquí, no resulta difícil desintrincar la lógica matricialmente sectaria que atraviesa la configuración de redes activistas y cuya praxis colectiva se centra en una declarada voluntad de representación hegemónica de la izquierda (evidentemente, la izquierda verdadera, única efectuación posible del bien). Segundo error, por tanto, de la perorata del militante sin masas: pensar que la multitud es un cuerpo social ordenado bajo el poder soberano a la manera de un pueblo sobre el que se puede ejercer un gobierno o peor aún, una gobernanza o régimen de dominación del “otro”, el “enemigo”. No tan casualmente en Italia se ha hablado, bien que con matices y diferencias, de popolo di sinistra.

Olvidar a Hegel, a Lenin y a Carl Schmitt,
repensar desde Spinoza, Deleuze/Guattari y Foucault.

La izquierda como concepto no es disociable de la tensión que genera como díada junto a la derecha (y de ahí las trampas dialécticas que genera). Junto a bien/mal, alto/bajo, amigo/enemigo, revolucionario/reformista, viejo/nuevo y tantos otros ejemplos configura el maniqueísmo en el que se piensa lo político desde “la izquierda” (y por ende, aunque en negativo, desde la derecha). Es en esta cosmovisión diádica que nace y se reproduce esa praxis fracasada, remanente y heurísticamente agotada que se conoce como “ser de izquierda”. De poco han servido aquí, a la luz al menos de cierto activismo de las dos últimas décadas y media, adjetivaciones a la manera de izquierda alternativa, izquierda transformadora, etc. Acaso sea suficiente con señalar en este sentido la poca valía que tienen estas expresiones, cuando no la simple cobardía intelectual que encubren en boca de quienes quisieran hablar de verdadera izquierda (en lugar de alternativa) o de izquierda revolucionaria (en lugar de transformadora). ¿Qué son sino meros ganchos discursivos que intentan superar el gap generacional?

Llegado este punto seguro que no falta quien, al mejor viejo y patológico estilo de toda la vida, pregunte enchido de razón doctrinal y retórica asamblearia: “¿y tú que propones?” (variante algo más razonable y elaborada del estúpido y demagógico: “hay que hablar a la gente para que nos entienda”). Quien no quiera leer que no lea y se dedique a exigir a otros que lo hagan por ellos y aporten las soluciones que no buscan, pero existen buenas razones para olvidarse de la dialéctica schmittiana del amigo/enemigo y contraponer la estrategia de lo diverso o, si se prefiere, el éxodo de la multitud. Las redes activistas implicadas en el control del campo de identidad “izquierda” siguen pensándose en una normatividad del orden y la media, esperando que la multitud se convierta en ese cuerpo social ordenado en forma de masa o pueblo (de la izquierda o mejor aún gobernano desde ésta) sobre el que poder extender y sustentar su imperio. En este sentido, Foucault sigue siendo a todos los efectos el gran desafío incontestado para pensar la organización fuera de la dominación.

No menores son las razones para pensar que hay que renunciar al leninismo en todas sus declinaciones (estalinistas, maoistas, trotskistas e incluso alguna pretendidamente autónoma, pues hasta de chorradas como “leninismo deseante” se oye hablar en nuestros días). A estas alturas de la Historia para llegar a afirmar cosas del estilo de…

este es el camino, sólo el marxismo-leninismo nos da las verdaderas razones y guía para el combate y por qué combatir, lo demás son zarandajas socialdemócratas de toda laya y estirpe; que sólo buscan subir a la poltronica y olvidarse de los explotados

… hay que ser un adolescente inmaduro, un militante dogmático o, sencillamente, un imbécil falsacionista abocado a repetir la barbarie realizada en nombre del “comunismo” (eso sí, ahora quizás bajo la etiqueta “izquierda”). Henos aquí, inmersos de lleno en el valiente debate de Pablo, con un ejemplo sintético de tres patologías bien conocidas de la “izquierda”:

(1) la necesidad de configuración de una identidad política radical propia del activista adolescente (un soy tal o cual, y no yo argumento esto o lo otro). Basta con echar un ojo a los problemas edípicos de algunos militantes de identidades trotskistas, independentistas, etc. y nos asombraríamos de la sorprendente reiteración de pautas. La Escuela de Frankfurt, sin duda, se vanagloriaría de sus herméticos esquemas en el análisis empírico de algunas “familias” de activistas; Deleuze y Guattari, incluso, les podrían echar una mano a comprender el origen de ciertos comportamientos, la necesidad de ciertos referentes, la construcción de un universo tan pobre y circunscrito. Pero no caerá esa breva: el poder del yo no es nada desdeñable en las que C.B. Macpherson denominara sociedades del individualismo posesivo.

2) El dogmatismo confunde la resistencia política al neoliberalismo con la obcecación en la validez incontrastada de una doctrina y se niega a comprender la deserción de las “masas” en el enjambre de la multitud, los cambios en la composición de clase en el postfordismo, la mutación de las subjectividades en un mundo que ya no distingue dentro y fuera, etc… Careciendo de cualquier opción estratégica frente a la desesperación, ni más conceptualización de lo político que aquella que se deriva del modo de mando (la izquierda que no es nada sin derecha), se afirma en dar vueltas y vueltas (siempre a la izquierda, claro está) cual zurullo en el sumidero del váter de la historia.

3) En la postmodernidad, el falsacionismo histórico se ha convertido en una gran moda historiográfica y no sólo en la extrema derecha. A menudo deriva del autorreferencialismo identitario, de la lógica maniquea de pensarse en el bando de los buenos y de dedicarse a releer los acontecimientos históricos con una paranoide obsesión por conseguir que la razón histórica de esté de parte de uno. Se lee el pasado como una sucesión de errores y aciertos de buenos y malos que configuran una lectura moral y holística del desarrollo social: se está con Marx contra Bakunin (o al revés), con Lenin contra Bersntein o Kautsky (Luxemburg, siempre tan esquiva como el tercero que es multitud), con Trotsky o Mao contra Stalin, etc., etc. Por supuesto, al final siempre hay un yo y un tú, un nosotros y un ellos, los amigos y los enemigos (de nuevo la alargada sombra de Carl Schmitt) que confiere sentido a los acontecimientos dentro del relato redentor que separa a los revolucionarios de los reformistas, a los socialdemócratas de los… ¡lo que toque con tal de que no sean esos traidores!

Al final, una y otra vez, vemos emerger recurrentemente la lógica de la dialéctica, a la manera de la concepción del cambio revolucionario en Trotsky, para quien la escisión del poder soberano siempre era la antesala de la reductio ad unum, de la recomposición de su particular modo de mando, la dictadura del proletariado. No es casual que los leninistas de uno y otro cuño participen tan activos en la política del movimiento, a la espera de que estos consigan el nivel de movilización suficiente que provoque la escisión del poder soberano… ¡Cómo si este fuera hoy el mismo que en 1917! La cultura golpista de la izquierda, heredada de Louis Auguste Blanqui y tan presente en los acólitos de todas las facciones más o menos neoleninistas, decae bajo las formas reticulares de dominación, pero se mantiene viva como fetiche ideológico de figuras como el adolescente, el dogmático y el falsacionista.

La paradoja de nuestros días radica en que, mientras estos líderes revolucionarios de imaginarios psicopatológicos viven en su mundo de fantasía ajenos a todo principio de realidad, la política del movimiento progresa produciendo instituciones, articulando redes sociales y dando expresión política a los contrapoderes de la multitud. Todo a pesar de estas moscas cojoneras del movimiento insisten en entorpecer con su imposible construcción de jerarquías (si al menos leyeran a Lenin en serio, sabrían distinguir obviedades como que el partido de vanguardia nunca será operativo en la organización empresarial post-taylorista). En el horizonte político que inaugura la política del movimiento, por el contrario, deviene posible no ya una izquierda otra, sino sencillamente, la emancipación de facto.

¿Y el interfaz representativo?

El hundimiento electoral de IU es una mala noticia, por más que un proceso conocido desde que a mediados de los noventa comenzara a difundirse, con indudable éxito de crítica y público, la denominación satírica “izquierda hundida”. La pérdida de aliados eventuales de la política movimiento en las instituciones del gobierno representativo no beneficia la creación de estructuras de oportunidad política favorables a la movilización social y, por consiguiente, en nada beneficia al activismo ni a la política del movimiento.

Porque se origina en la fuga, esta política necesita pensarse transversal al modo de mando. Evidentemente, no transversal para regresar al modo de mando (a la manera del entrismo trotskista, por ejemplo), sino transversal a fin de desplegar una producción institucional autónoma. En este despliegue estratégico es necesario pensar el interfaz representativo.

De hecho, uno de los errores de la autonomía, sobre todo en sus variantes libertarias más esquemáticas y primitivas, radica en la no comprensión de lo que es una institución (a menudo confundidas con el conjunto de organizaciones de Estado) y menos aún el diseño institucional del régimen político en que se opera muy mayormente el propio activismo. No es por ello infrecuente (así se demuestra, por ejemplo, en el actual debate sobre la okupación de Barcelona) que se tienda confundir con autonomía con los espacios residuales de las sociedades de la opulencia. La única manera de afrontar el Estado, se deduce equivocadamente, es desde un “afuera” que, en rigor, no es tal, sino más bien el simulacro de lo que otrora fueron espacios nacidos al hilo de las luchas antagonistas en un tiempo en que tales afuera todavía eran posibles (inmejorable a estos efectos la reflexión de Hakim Bey en su Zona autónoma temporal). A la vista de cómo proceden algunos activistas en sus espacios grupusculares (por ejemplo, por medio del mobbing afectivo o ejerciendo juicios sumarísimos sobre la conductas de otrxs activistas, a la manera de las sectas, sin la menor garantía procesal), el Estado de derecho sigue siendo un auténtico avance histórico y la democracia liberal, un universo de garantías individuales.

Así las cosas, ya va siendo hora de experimentar nuevas vías, de explorar opciones distintas a las conocidas y pensar alternativas a lo conocido. Buscar y producir desde la autonomía espacios de negociación seguros a fin de influir en la mutación de los diseños institucionales del régimen de poder en que vivimos es hoy una prioridad del activismo político. Para ello es necesario un interfaz representativo.

Este interfaz, va de suyo, no necesariamente tiene porque ser IU; sobre todo mientras esta organización no sepa lo que es el federalismo más allá de la retórica identitaria y una praxis forzada por las circunstancias (paradójicamente, IU ha sido la única formación parlamentaria federal, gracias a su unión con ICV) y siga sin distinguirse gran cosa del PP respecto a la cuestión nacional y la política del reconocimiento. A modo de ejemplo: ERC e ICV en Catalunya; BNG en Galiza; Aralar, Nafarroa Bai y lo que la judicatura del estado de excepción permita para la ocasión en Euskal Herria; etc., etc., son todos ellos espacios de poder sobre los que los activistas debieran pensar en incidir. Otro tanto cabe decir de las grandes estructuras sindicales y asociativas. Ciertamente, no desde la reproducción de las lógicas estatocéntricas de todas estas organizaciones, sino desde la persuasión, la presión o la política de influencias.

Y la cosa, se puede asegurar, funciona: quienes nos aplicamos a todo esto con las mismas ganas de toda la vida, hace ya tiempo que dejamos de martirizarnos con las refundaciones de la izquierda.

Anuncios

9 respuestas a La perorata del militante sin masas

  1. Jorge S. dice:

    A ver si me leo antes los artículos de Pablo Iglesias y Pablo Fernández, y luego sigo con el de Raimundo (aunque sólo ver escrito Guattari se me quitan las ganas, ¡¡¿no se puede ser de la izquierda alternativa sin comulgar con el postestructuralismo francés?!!)

  2. Vanity Dust dice:

    Su blog me parece una propuesta excelente y seria. Les apoyo. Mi blog va por otros derroteros, por el camino del arte primerizo y la experimentación De todos modos, les propongo un intercambio de enlaces.

    Saludos.

  3. AF dice:

    Me impondré el sublime castigo de leerlo con más reposo, a la espera de poder separar la paja (aproximadamente el 80% de la pedante literatura de este buen hombre) del grano (un 20% del cual, a su vez, puede que haya un 50% aprovechable). Me llama la atención la evidente fijación con el trostkismo y ese gran descubrimiento suyo, el “neotrostkismo”.

    Así, al vuelo, me parece un adorador más de lo nuevo en contraposición a lo “viejo”, pero siempre y cuando se considere tal dicotomía sólo a partir del momento en que él decidió abandonar lo “viejo” (donde parece haberle ido muy mal, posiblemente porque allí encontró más de uno que le desmontó un par de cositas de su tan abigarrado discurso). De esta forma, como suele ocurrir, él mismo se coloca en la posición que critica, con la sola variante de elegir una pareja de términos distinta de la que achaca a otros.

    Alguien que pretende hablar sobre la refundación de la izquierda y, para ello, sólo ofrece como novedad, por un lado, la banal adscripción del nacimiento del concepto de izquierda al sistema de valores culturales judeocristianos; y, por otro, echar pestes contra otros, tacharlos de ignorantes ciegos, autoproclamarse como casi único intérprete válido de Los Autores (éste parece preferir a Foucault antes que a Lenin, pero da la pinta de pretender conocer a ambos mejor que nadie) y asombrar al mundo desvelando lo que nadie había sido capaz de ver, sólo puede ser tachado de pobre infeliz. En el caso de este chico, además, un infeliz pedante (¡¡mundial, lo de la Weltanschauung!! aunque un poco anticuadito, ya se decía hace cuarenta años, y hasta lo ha usado algún trostkista, así que mejor que lo deje de decir, no sea que el término esté contaminado).

    Un saludo.

  4. Amei dice:

    Lo del neotroskismo (que entiendo que debe referirse a Bensaid y similares), lo del post-troskismo alternativo y otros terminos similares, tienen que ver con la vida interna (cuando tenia mas vida) de EA hace unos años.
    Son cuestiones que me son dificiles de entrar sin tocar temas personales, que evidentemente no voy a tocar.

  5. Amei dice:

    Gracias Vanity por tus comentarios.
    No hago intercambio de blogs
    Si un blog me interesa loa añado
    Y si alguien le interesa el mio que lo añada si quiere o no, me da bastante igual

  6. af dice:

    Entiendo que el señor Viejo tiene cuentas pendientes con los dirigentes de Espacio Alternativo, que lo habían sido, en su mayoría, de la antigua LCR. Lo comprendo, yo salí de Izquierda Alternativa después de un choque bastante desagradable con ellos, pero eso no me lleva a considerar las cosas en términos personales. Este señor, en cambio, tiene toda la pinta de haber interiorizado el conflicto a nivel personal y de no haber podido deglutirlo.

    Sin embargo, eso no es más que folklore en su comentario. Lo que me parece menos llevadero es el intento por descubrir la luna a costa de lo que sea, aunque haya que poner como piedra de toque argumental algo tan -insisto- banal como la influencia judeocristiana en la formación de la izquierda tradicional- No me parece medianamente serio pretender atribuir a tal abstracción (toda noción de cultura lo es) la responsabilidad principal de que las características de un movimiento tan amplio y variado como el que puede cobijarse durante varios siglos bajo el manto del término izquierda, sean las que han sido.

    Comprendo que un paso lógico para hablar de refundar algo sea investigar qué y cómo ha sido lo hasta el momento existente, para no repetirlo, ya que lo consideramos inválido. Pero en esa labor de investigación hay que ir más allá de la lectura masiva y posterior volcado de conocimientos adquiridos. Decir, como dice Raimundo Viejo, que uno de los pecados mayores de la izquierda ha sido su vocación de universalizar su análisis y pretender extenderlo hasta el infinito en el tiempo, es tanto como confundir los casi diría que inevitables rasgos “adivinatorios” presentes en Marx, en Lenin y en tantos otros, a la categoría de elementos principales del análisis y de las conclusiones de éstos.

    Eso es algo que nunca he entendido. Me parece que lo más valioso del trabajo de Marx no está presente en lo que discurrió respecto a la organización política de su época, ni siquiera en sus predicciones sobre el futuro, sino en el método en sí para acercarse a las relaciones sociales y económicas del momento, y -aquí sí- en la sistematización de ese método pretendiendo que fuera aplicable en cualquier futuro. -entiéndase bien, hay que diferenciar entre la universalización del método y la universalización de las predicciones.

    En el caso de Lenin, me parece que es broma vieja y conocida, pecisamente entre la militancia leninista, la que se refiere a su obra metafilosófica “cumbre” (Materialismo y empiriocriticismo) como un auténtico ladrillo infumable. Lenin fue un organizador de masas y un teórico a la fuerza, y no creo descubrir nada con ello. Lo que dijo, escribió e hizo, fue bajo el paraguas y la presión agobiante de la primera revolución total de la historia de la Humanidad. Quienes durante años han abusado de una visión simplista y zorrocotroca del debate político, a base fundamentalmente de aprenderse a los “clásicos” y repetirlos en cuantas más citas, mejor, han ayudado a esa visión que sobre los miembros de organizaciones comunistas de los sesenta,setenta y ochenta, tienen muchos otros que no han pasado por esa experiencia, o lo han hecho tangencialmente.

    Pero hace tiempo descubrí que, como si de un juego de espejos se tratase, la inmensa mayoría de los críticos que, en generaciones posteriores pero próximas, han echado la vista sobre aquella experiencia militante y sobre sus postulados teóricos, han ido acumulando los mismos o parecidos vicios, sólo que cambiando de collar al perro.

    Refundar la izquierda es algo que tiene sentido si se va a usar para acabar con esta maldita sociedad, con este maldito mercado y su barbarie. Cualquier comentario que se pretenda de altos vuelos y que, sin embargo, obvie este aspecto, me parece baladí.

    Un saludo.

  7. Amei dice:

    Coño, Don Antonio, usted estuvo en IA.
    Yo en esa epoca todavia iba en pantalones cortos.
    La IA es una de esas cosas que siempre me ha gustado investigar y de la que dispongo de poquisima información (y sesgada).

    Del texto y su autor permitame que no opine mucho ya que por experiencias personales de mi vida lo conozco y le tengo aprecio, lo cual no quiere decir que comparta lo que el autor dice en su totalidad. (De hecho no entiendo la mitad de lo que dice)

    Me quedo con sus tres ultimos parrafos son muy buenos

    Yo siendo todavia joven, la cantidad de fracasos, escisiones y decepciones que acumulo, me han hecho no tener respuestas, ni verdades y si preguntas

  8. af dice:

    No sólo estuve en IA, sino que fui uno de los principales promotores de la “reconciliación” entre los dos sectores en que la ex-LCR se escindió tras la ruptura de la organización común con el MC. Mi posición era que, una vez fracasada esa fusión, no quedaban cauces para la reconstrucción inmediata de una izquierda revolucionaria en el Estado español en aquellos momentos, por lo que, para evitar la más que previsible “fuga” de gente hacia la nada, era imprescindible elaborar el mejor marco posible en el que insertarse en lo único que quedaba organizado dentro del campo de la izquierda no socialdemócrata: Izquierda Unida.

    Sin tapujo alguno, esa posición incluía como factor determinante la necesidad de hacer la entrada en IU todos juntos (me refiero a todos los ex-LCR), porque yo seguía valorando que, a paser de las más que evidentes diferencias entre los propios ex-LCR sacadas a la luz por la fusión (diferencias que tenían que ver, básicamente, con las expectativas revolucionaris que unos y otros tenían o no), debía seguir habiendo una cultura política común que podría ser útil para la pervivencia de un polo político valioso dentro de la izquierda.

    No fueron pocos los escollos que hubo que salvar para que tal reconciliación se llevara a cabo, y aún así fue de corta vida, ya que casi inmediatamente después de la entrada en IU (no de todo el mundo, ya que alguna gente se negaba a ello “por principio”, cosa que nunca entendí), hubo un corte, ya insalvable, entre dos sectores numéricamente bastante desiguales, pero que estaban liderados por cabezas visibles (en especial, en uno de los casos, la de Jesús Albarracín) de dimensión histórica en la LCR. Por otro lado, continuaron existiendo personas que no deseaban entrar en IU. Se vio la necesidad de mantener Izquierda Alternativa como una estructura con vida propia fuera de IU (es decir, algo parecido a un partido, sin llegar a serlo), de manera que pudiera servir como marco en el que acoger el debate y la actividad con y de compañerios y compañeras “anti-IU”.

    Sólo posteriormente se retomó una apuesta que ya se había intentado algunos años antes sin ningún éxito, como era la formación de una entidad más abierta que IA, pero también con vida propia fuera de Izquierda Unida. Eso fue el Espacio Alternativo.

    Perdón por el exabrupto. Esto no venía a cuento del post.

    Un saludo.

  9. Amei dice:

    Lamento no poder contestar con rapidez, pero un proceso febril me está dejando destrozado.

    Estoy disfrutando mucho con tus textos, no sabes la de horas muertas que he pasado frente al google investigando a la LCR y el proceso de fusión de la LCR y el MC, para no encontrar pacticamente mas allá de unos textos, con bastante sesgo por cierto, en Andalucia Libre. Y algo sabia o intuia de la divisíon post IA de la LCR,

    De hecho en Cataluña, el referente de EA no era el colectiu per una esquerra Alternativa (CPEA, formado por ex-LCRs), pero de la linea mas dura, sino Batzac (que era un colectivo muy joven del mundo antiglobalización de tendencia troska y sin relación con EUiA-IU).
    En el 2004 se fusionaron Batzac con CPEA dando lugar a Revolta Global,
    yo en aquellos entonces era asiduo al ya existo foro de EA y participe en algunos charlas-debate pre unificación.
    Me invitaron incluso a participar en Revolta Global, pero no me convencio el rumbo poco realista y anti-IU que enpezaba a coger el asunto y que en el fondo, fue un anticipo de hacia donde se dirigia EA una vez los ecos fueron abandonando EA poquito a poco.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: