Socioliberalismo (II)

El pasado 25 de Noviembre, publicamos la entrada “Socioliberalismo” que obtuvo 40 comentarios y es hasta la fecha la segunda entrada mas leida de la historia de este blog.

En esta ocasión reproducimos al final de esta entrada el articulo “socialismo liberal” firmado por Jose Zaragoza (Secretario de organización del PSC) en la edicion de “La Vanguardia “ del 25 de Noviembre de 2007 donde el autor reclama el valor de esta ideologia.

Todo ello viene a que muchos de los que bebemos del concepto clasico de “socialdemocracia” cuando en ocasiones describimos al PSOE como un partido socioliberal, es frecuente que nos aparezca algun militante o seguidor del PSOE reclamando la supuesta ideologia socialdemocracia del partido.

En la entrada “Socioliberalismo” definiamos esta ideologia como a medio camino entre la socialdemocracia y el neoliberalismo. El “socioliberalismo” propugnaba una intervención parcial en la economía mucho menor que la socialdemocracia clásica, intentando compatibilizar la justicia social con libre mercado, desregularización y reducción de impuestos

Nombrabamos como ejemplo de socioliberalismo “La Tercera via” que se sustenta en la hipótesis de que los “Estados de Bienestar” son ineficaces e inviables en el futuro y que para poder defender los elementos básicos del “Estado de Bienestar” en la era de la globalización, era necesaria una reforma de la socialdemocracia adaptando un modelo económico de corte socioliberal.

Este termino se adapta perfectamente a la evolución ideológica que habían sufrido los PS Europeos, que les había llevado desde la socialdemocracia hasta abrazar el liberalismo económico, a medida que se consolidaba la hegemonía del neoliberalismo como pensamiento único económico.

Haciamos incapié en que la autentica guerra lingüística está en el termino “socialdemocracia”, ya que los PS europeos siguen usando ese temino aun cuando hace tiempo que renunciaron al concepto clásico y académico de “socialdemocracia”

Socialismo liberal
José Zaragoza

Desde hace más de 15 años, tras la caída del muro de Berlín, se habla de forma regular de la crisis del socialismo democrático y de la necesaria renovación de su discurso. Esta supuesta crisis, pero, no obedece a otra cosa que a una crisis de una determinada forma de entender el socialismo. Este socialismo en crisis es el que todavía hoy bebe directa o indirectamente de las fuentes del marxismo y sigue pensando que el estatismo y la intervención de los poderes públicos son la solución a todos los problemas de la sociedad. La incapacidad del socialismo francés para encontrar un discurso coherente con su práctica política, es el ejemplo más revelador.

Existe, pero, otra corriente de pensamiento que no sólo se ha adaptado mejor a los cambios de las últimas décadas, sino que tiene una larga tradición que se remonta a los años treinta del siglo XX: el socialismo liberal.

El socialismo liberal se empezó a teorizar como un sistema integrador de los ideales de libertad y justicia por parte de un socialista italiano que, después de haberse reconocido como a uno de los líderes con más futuro de la izquierda italiana, fue asesinado por Mussolini el año 1937: Carlo Rosselli.

Rosselli, ya en el año 1930, afirmaba que el socialismo es la filosofía de la libertad y pronosticaba que un día el término liberal seria usado “con orgullosa consciencia” por los socialistas. Para él el socialismo no era otra cosa que el desarrollo lógico, llevado a consecuencias extremas, del principio de libertad. Y hacerlo no sólo basándose en nuevas leyes, sino en la transformación real de las estructuras sociales.

Para el pensador italiano los socialistas no han de tener la ilusión de poseer el secreto del futuro ni creerse depositarios de la última verdad en materia social. Han de ser relativistas, pero de un relativismo que impulsa a la acción y cree en la fuerza de la voluntad humana como motor de la historia. Una voluntad basada en la cultura del trabajo.

Carlo Rosselli, en su intento de definir un socialismo liberal, no renunciaba a ninguno de sus principios pero los pasó todos por el tamiz de la realidad. Y es este realismo el que lo hace actual: más de 70 años después, no sólo nos sigue generando preguntas pertinentes, sino que nos indica una actitud a tomar en relación con el mundo y la sociedad.

Una actitud realista, que no elude ninguna de las contradicciones generadas por la doctrina socialista tradicional y que lo llevó a defender posiciones antiideológicas y antilaicas.

Posiciones que lo hicieron renunciar, incluso, a la vieja idea internacionalista para aceptar que los socialistas han de asumir plenamente la identidad nacional como propia y no renunciar a construir un proyecto nacional para su país.

Estas actitudes hicieron que se aproximase al laborismo británico, que siempre ha estado atento a los problemas concretos y ha intentado evitar luchas ideológicas, desde los tiempos de Clement Attle y Ernest Bevin, hasta Gordon Brown.

De hecho, todavía hoy, y frente la desorientación del socialismo francés y de la socialdemocracia alemana, el laborismo británico sigue siendo una referencia del socialismo liberal. Un socialismo que se reinventa y busca soluciones innovadoras a los nuevos problemas.

Una batalla que hoy, como señala Anthony Giddens, se ha de ganar en el terreno de los valores defendiendo un igualitarismo que vaya de la mano de la responsabilidad individual, y de la ambición para prosperar, como única vía para promover de manera eficaz la movilidad social. Un liberalismo basado en la voluntad de ofrecer permanentemente nuevas oportunidades para todos, hasta el punto de crear una verdadera “sociedad de las oportunidades”, y que reivindica la necesidad de fortalecer los vínculos de solidaridad social para mantener la cohesión social.

Los socialistas catalanes también pensamos que hoy hace falta ganar la batalla de ideas en nuestra casa. Y para hacerlo nos proponemos no sólo recuperar los valores que nos identifican como partido – los valores de la libertad, la igualdad y la justicia- sino reivindicar la tradición del socialismo liberal. Por todas estas razones, Carlo Rosselli es aún hoy una fuente de inspiración y de reflexión para los socialistas catalanes. En un momento en que hace falta recuperar la preeminencia de la cultura del trabajo en nuestra sociedad y la importancia de la responsabilidad individual en la vida colectiva, el socialismo liberal es la síntesis necesaria entre socialismo y liberalismo, una síntesis indispensable para gobernar sociedades complejas que funcionan en el marco de economías de mercado avanzadas.

Anuncios

2 Responses to Socioliberalismo (II)

  1. Diego dice:

    Me fastidia que se hable de “neoliberalismo”, al menos porque yo identifico “neoliberalismo” con el sistema económico actual, que como suelen recordar en sitios como liberalismo.org tiene bastante poco que ver con el liberalismo. Aunque por supuesto, todo es cuestión del significado que uno quiera darle a la palabra.

    Yo creo que el mejor ejemplo de “socioliberalismo” es el caso de Suecia de la post-guerra, antes de que dispararan el gasto público por las nubes (y consecuentemente sufrieran una crisis económica de la que aun hoy no se han recuperado)

  2. Adrián dice:

    Que no nos engañen, la izquierda actual está derechizada totalmente, el socialiberalismo es lo más parecido a la tecnocracia franquista. Libre mercado pero con algunas medidas sociales para callar a las masas. Anteponiendo la iniciativa privada, al pueblo, defendiendo al rico, en vez de al pobre. Por lo menos reconoceis que no sois ni socialdemocratas, que el único ejemplo de verdadera socialdemocracia le tenemos en Suecia y tan mal no lo han debido de hacer cuando han gobernado Suecia casi sin interrupciones. Sí al gasto público para defender a las masas proletarias, sí a que todo esté cubierto por el Estado, sí a elevar los impuestos a las multinacionales, sí a crear puestos de trabajo públicos. Estas políticas es fácil que creen déficit pero con una económia bien planificada pueden crear un importante superavit y en tempos de crisis Mundial no depender tanto de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: