Tomarse la crisis ecológica en serio

Tomarse la crisis ecológica en serio
Juan Peña
Fuente: El diario de Valladolid

Raro es el bloque de anuncios en el que no caiga uno que pretende vendernos algún coche ecológico. Estoy indeciso: no por la elección de modelo, porque de eso no gasto, sino porque no sé cuál de ellos me resulta más ofensivo. ¿El del vapor de nubes o el que sugiere que tener un comportamiento ecológica es cosa de buenos sentimientos, como llorar con la muerte de Chanquete? La ridiculización es de tal calibre que ni siquiera esconden que simplemente saben que lo verde vende. Siéntase usted un poco mejor con su coche algo menos contaminante, que pensar en ir más allá es cosa de científicos locos. En resumen: es una mera cuestión de que cada cual se limpie la conciencia previo paso por caja.

Al fin y al cabo, todo este ecologismo por moda cumple la función de una vacuna: inoculemos a la sociedad una pequeña dosis verde y evitaremos la enfermedad que supondría abordar los retos ecológicos en toda su dimensión. Se está instalando la creencia de que nos hallamos ante un problema de mero civismo individual: si cerramos el grifo al cepillarnos los dientes, usamos bombillas de bajo consumo y separamos la basura, arreglado. Y sin embargo, el camino hacia una civilización viable exigiría un cambio radical en nuestro modo de producir y consumir que pondría en cuestión ya no ciertos lujos a los que nos hemos acostumbrado, sino las mismas bases del actual sistema económico.

La cosa va de límites y de escasez. De límites biofísicos que estamos superando para hacer posible la vida en el planeta y de escasez de recursos para nuestra supervivencia. Si, como está más que demostrado, no cabe generalizar el modo de producción y consumo de los países más ricos al conjunto de la Humanidad, solo nos deja, resumiendo mucho, dos alternativas.

La primera de ellas es continuar e incrementar la exclusión de la inmensa mayoría de nuestros congéneres. Evitar su acceso a determinados recursos, impedir que se desarrollen de tal forma que incrementen la presión sobre los ecosistemas y las reservas de materias primas. Una suerte de ecofascismo para provecho de una minoría que, por lógica, debería ser cada vez más reducida.

La segunda consistiría en replantearse de raíz el asunto y plantearnos qué modelo social y económico sería extensible al conjunto de la Humanidad, incluidas las generaciones futuras, sin poner en peligro los equilibrios que hacen posible la vida en el planeta. ¿Puede alguien confiar en que las sacrosantas leyes del mercado nos llevarán a tal escenario? Me da a mí que no, por mucho que las pinten de verde. Nos veríamos en la obligación de ponernos muchos límites que chocan frontalmente con la lógica del beneficio. Por ejemplo: no usar recursos agotables (léase combustibles fósiles, gasolina) en mayor cantidad que recursos sustitutivos encontremos; no usar recursos renovables a mayor velocidad que la que se necesita para su regeneración; no usar sustancias o tecnologías de las que desconocemos sus posibles efectos perniciosos sobre la salud o el medio…

Hablamos, por tanto, de poner en entredicho el control privado sobre las decisiones de inversión económica. De una estrategia para la viabilidad que exige un nivel de planificación, de establecimiento de criterios de interés general a los que se debe subordinar el orden económico, que trastocaría muy sensiblemente las relaciones sociales y económicas a escala planetaria.

Mientras no seamos capaces de abordarlo en toda su magnitud, cada vez más veremos cómo la lucha por los recursos será uno de los principales motivos de conflictos armados en la “periferia”, y cómo, inevitablemente, los flujos migratorios se incrementarán, viniendo a buscar el desarrollo que hemos negado a miles de millones de personas en sus territorios de origen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: